SOBRE EL LÍMITE

0

Racing tuvo que sudar más de lo debido para quebrar a Arsenal, uno de los rivales más modestos de la Superliga. A una marcha menos que en partidos anteriores, los dirigidos por Coudet están sobre el filo del límite en el semestre: aún con encuentros importantes por delante, los futbolistas parecen saturados física y mentalmente y las lesiones se frecuentan.

La victoria en el postergado de la fecha 25 tenía una importancia especial para Racing: acercarse y seguir en la disputa por unas de las plazas para la Copa Libertadores 2019. Arsenal, en la previa, se preveía como un partido más que accesible. Sin Leonardo Sigali ni Alejandro Donatti, aún la diferencia era grande. La baja de Nery Domínguez a los cinco minutos fue un símbolo del desarrollo posterior. Los dirigidos por Eduardo Coudet tuvieron dificultades físicas y futbolísticas para doblegar a los de Sarandí.

A la Academia se la vio apagada, imprecisa y casi subestimando la situación. Con Lautaro Martínez bajo –hace varios partidos se lo ve saturado, poco fresco-, Neri Cardozo sin retomar el nivel previo a la lesión y sin Nery para marcar los caminos, las responsabilidades recayeron en Ricardo Centurión –imparable otra vez-, Matías Zaracho y Lisandro López, dos todoterrenos. Pero Racing fue un equipo en el límite de la parsimonia.

Los huecos del triángulo Sigali-Domínguez-Donatti se sintieron a la hora de tener la pelota. Miguel Barbieri y Gonzalo Piovi están varios escalones abajo en potencial y técnica, abusaron de los pelotazos sin sentido y no trasladaron en campo rival; mientras que Marcelo Meli, de otro buen partido, no tiene vocación ni visión para ser primer pase. Una falla del arquero visitante posibilitó el 1-0 de Lisandro López, cuando más enmarañado y peligroso se puso el cotejo con una desesperación emergente y llegadas de Arsenal cada vez más frecuentes. Infracciones constantes y sin sentido provocaron que la visita se acerque peligrosamente a Javier García.

Racing siempre tuvo el desarrollo controlado a un ritmo inferior al que puede dar. Sobre el límite físico (Saravia, Lisandro), algunos anímico (Lautaro) y cerca del colapso futbolístico por las bajas sensibles (Donatti, Sigali, Nery) o los niveles caídos (Neri y el Pulpo González). Los de Coudet jugarán el último partido de la Superliga por el objetivo trazado en enero, pero lo hará bajo efectos de factores externos y sin depender de sí mismo.

Share.

About Author

Leave A Reply