UN MAGO ENTRA EN CARTELERA: JUAN FERNANDO QUINTERO

0

River Plate anunció la contratación de Juan Fernando Quintero. El volante cafetero será el encargado de dictar el ritmo al que suene la banda del “Muñeco” Gallardo.

Sale a la cancha siempre vestido de frac. Hay magia en sus pies. Es agradable a la vista cuando lleva el balón. No hay que dejarse llevar por su estatura de 1.68 metros. Es un gigante dentro del rectángulo de juego. Le gusta ser el “diez”, el que recibe la pelota de los mediocampistas y con un par de movimientos pone a sus compañeros en situación de gol. Mentalmente va siempre dos pasos delante de sus rivales. Las dudas no aparecen al pensar en sus condiciones sino al ver su adaptación, que no fue la esperada en Europa, cuando defendió la camiseta del Porto. En Colombia, ya brilló con las camisetas de Envigado, Atlético Nacional e Independiente de Medellín.

Pero también tiene sus defectos. Marcelo Gallardo deberá encontrar la manera de compensar el bajo trabajo sin pelota del colombiano. Este fue uno de los motivos por el que no pudo asentarse en Europa. Si bien en el fútbol moderno es común que todos ocupen una posición para defender, a un jugador de sus características y con ese porte físico, resulta contraproducente pedirle que realice grandes esfuerzos parar recuperar la pelota. O al menos, no está acostumbrado a eso, sino a siempre estar listo para recibir cuando el equipo logra hacerse otra vez con la posesión.

Quintero tiene buen remate de media distancia, es muy preciso en los tiros libres, y sobre todo, se caracteriza por tratar bien la pelota. Conduce con el balón muy cerca de su pie, lo que hace difícil que la pierda. Si bien puede jugar por derecha o izquierda, dónde brilla más es como armador. Acostumbra a recibir no tanto a espaldas del mediocampo rival, sino cerca del círculo central, recostado apenas a la derecha. Es que pretende tocar mucho la pelota. Está en su naturaleza. Quiere tener la cancha de frente, y desde allí, no escatima sus intentos por desequilibrar a base de gambeta, y también cuenta con la visión y la calidad en el pase necesaria para colocar un pase filtrado. Si hay diagonales de sus compañeros cuando Quintero tiene la pelota, habrá posibilidades de peligro. Por eso es común que desde su zurda nazcan dos o tres jugadas de gol por partido.

En el River que planea Gallardo, con Ignacio Scocco y la flamante incorporación de Lucas Pratto, todo parece decantarse por un 4-4-2 en el que Leonardo Ponzio y Enzo Pérez se repartan la mitad de la cancha, por lo que Quintero, Gonzalo Martínez e Ignacio Fernández parecen destinados a ocupar los dos puestos restantes y asumir la responsabilidad de desequilibrar partiendo desde los costados. Aún así, las competencias son varias, las rotaciones serán muchas y las posibilidades de ver al colombiano en acción variarán según la necesidad de Gallardo y las características del rival.

Con 25 años, el volante paisa tiene una nueva oportunidad en el plano internacional, en una liga donde los que tratan bien a la pelota escasean pero suelen ser bien valorados. Quintero, además, llega con el deseo de convencer a José Néstor Pekerman y ganarse un lugar en la lista de Colombia para Rusia 2018. De lograr un buen nivel en uno de los gigantes sudamericanos, habrá logrado una inyección anímica importante en lo personal y ayudar a River en la búsqueda de sus objetivos.

Por: Jonathan Muñoz Gómez

Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!