UN TERRENO MÁS CONOCIDO

0

Croacia jugará ante Inglaterra en las semifinales del Mundial, luego de eliminar por penales a Dinamarca y Rusia. Lo ajustado de ambos resultados ejemplifica a la perfección las dificultades que tuvieron los dirigidos por Zlatko Dalić para imponerse en ambos trámites. Y es que en los dos encuentros de la fase final, debieron asumir un protagonismo más directo. La primera fase, ante Nigeria, Argentina e Islandia, fue de más control y oportunismo para aprovechar oportunidades. Dinamarca primero y Rusia después, imitaron aquella estrategia y la selección croata quedó obligada a realizar algunas cosas en las que no luce: conseguir profundidad, desborde, ritmo, ocasiones de gol.

Dalic optó ante Rusia por un 4-4-2 que ya había utilizado, por ejemplo, en el debut contra Nigeria. Darle la mitad de la cancha a Luka Modric e Ivan Rakitic puede garantizar el dominio territorial, pero los problemas aparecen unos metros más adelante. Con dos puntas bien definidos y extremos pegados a la raya, el juego entre líneas y las combinaciones en la puerta del área rival, fueron muy difíciles de ver. Por eso en el complemento Marcelo Brozovic ingresó al campo como pivote y tanto Modric como Rakitic -sobre todo el del Real Madrid- pudieron ampliar su rango de acción en posiciones más cercanas al arco ruso.

Pero bien, en semifinales el rival será de mayor jerarquía y es probable que Croacia pueda volver a ejecutar un plan más similar al de la fase de grupos: orden, muchas piezas por detrás de la pelota y ataques más directos, que son los que predominan en este Mundial de Rusia ya que permiten involucrar a pocos jugadores, rematar rápido (aunque esto implique poco peligro) y buena ocupación de los espacios sin pelota. No obstante, también es cierto que Inglaterra tiene las cosas muy claras: en sus genes están las transiciones, la velocidad, el intercambio de golpes. Incluso ante una Selección de repliegue bajo como Suecia, los de Garteh Southgate fueron pacientes para no alejarse de su plan.

Ante ese contexto, es probable que Modric y Rakitic no sean argumento suficiente para abrir caminos. En este Mundial, apenas el desparpajo de Ante Rebic -con conducciones e intentos de desborde- ha sido un elemento esperanzador ante defensas cerradas. En cambio, si Croacia puede pasar menos tiempo con pelota pero efectivizarlo mejor, jugará la semifinal con más comodidad, preocupándose de aspectos que sí tiene más claros: concentración, lineas juntas, duelos defensivos ganados. Que Inglaterra tenga problemas para poder ser Inglaterra es el objetivo. Con el esquema de 4-3-3 y un pivote más posicional, como ante Argentina, Dalic no estará lejos de lograr aquella premisa, y alejar a Modric-Rakitic en las espaldas del mediocampo inglés que lidera Jordan Henderson.

 

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply