COMO MIRARSE AL ESPEJO

0

Cuando Fernando Santos se preste a analizar a Uruguay, rival de Portugal en los Octavos de Final de Rusia 2018, sentirá que se está viendo al espejo. El equipo conducido por Óscar Washington Tabárez posee virtudes muy similares a las del conjunto luso. La desventaja para los europeos es el nivel dubitativo que mostró en los tres encuentros de la primera fase, mientras que los charrúas clasificaron con puntaje ideal y valla invicta. Pero Santos también tiene algo a favor: mirar al banco y encontrar opciones de lo más variadas para planificar el encuentro.

Que Cristiano Ronaldo ganó sólo la Eurocopa 2016 es uno más entre tantos mitos futboleros, ya que detrás suyo había un estilo reconocible que elevaba el techo competitivo de Portugal. No obstante, una vez llegado a Rusia, el astro del Real Madrid sí que se ha encontrado algo sólo y sin un colectivo que lo respalde. En la primera fecha ante España, Cristiano abrió el marcador pero el repliegue no fue el de antaño: Isco Alarcón deshizo la resistencia y la furia dio vuelta el marcador con un juego entretenido y elegante. Pero resultó que Marruecos también fue demasiada creatividad para la resistencia lusa, y hasta Irán, con sus limitaciones, puso en apuros al bloque de Fernando Santos cuando se lo propuso con determinación.

El problema, más allá de estados de forma, no parece estar en la última línea sino en el mediocampo. William Carvalho es un volante central lento en desplazamientos cortos y sin demasiada jerarquía en el pase; Joao Moutinho ya siente cómo sus 31 años lo alejan de la elite. Una buena noticia fue el nivel de Adrien Silva ante Irán, de buen despliegue, capacidad técnica y voluntad para asociarse. No obstante, de cara a fortalecer un repliegue los costados necesitan cumplir su parte, y allí Portugal ve como todas sus piezas tienen características más ofensivas: Bernardo Silva, Bruno Fernándes, Gelson Martins, Quaresma, Gonçalo Guedes. Ante esta situación, el entrenador ha tratado de darles confianza y permitirles virar hacia una nueva Selección, pero ninguno de la nueva camada se ha mostrado demasiado acertado.

De cara al duelo ante Uruguay, Santos podrá optar por el repliegue que lo llevó a la Eurocopa, o renovar la confianza a quienes pueden significar un soplo de aire fresco para Cristiano Ronaldo. Al menos ante Irán aparecieron Quaresma para dar amplitud y enviar centros envenenados al mejor rematador del mundo, así como también Joao Mario para juntar pases en campo rival y André Silva con la misión de moverse en función del propio Ronaldo. ¿Pero será suficiente? ¿Estará en condiciones Portugal de sentar a Bernardo Silva y Gonçalo Guedes, dos piezas capaces de herir con su velocidad al espacio? ¿O será lo apropiado un ritmo más bajo con Joao Mario y el histórico Quaresma en banda? Los de Tabárez, se sabe, no sufren por no tener la pelota; saben juntar líneas, desgastar al rival y golpear en momentos indicados, aunque también han experimentado modificaciones de cara a adquirir matices. La encrucijada resulta incierta como pocas veces durante el proceso. Cristiano y Tabárez aguardan ansiosos el siguiente movimiento.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply