Perú 2019.

PERÚ: BUSCAR NUEVOS MATICES

El proceso que encabeza Ricardo Gareca en el Seleccionado de Perú es uno de los pocos que cuenta con años de trabajo y resultados ya comprobados. Esto da una ventaja a la albirroja de cara a la Copa América 2019, en donde habrá muchos equipos en formación y proceso de renovación. No obstante, luego de lo que fue el gran proceso de las Eliminatorias para Rusia 2018 y el agridulce Mundial, el proyecto muestra la necesidad de buscar nuevos matices para alejarse de la previsivilidad. Aquel equipo vertical y creador de muchas ocasiones de gol necesita manejarse mejor en otros contextos de partido. Evitar desconexiones, controlar más a través de la posesión y adaptarse a una mejor defensa del campo propio, son algunas de las misiones a las que deberá acercarse Gareca.

Como intento por reforzar el plan inicial, puede ser importante el buen estado de forma en el que llega Paolo Guerrero. Si bien volvió de la lesión hace sólo dos meses, el histórico delantero logró una gran racha goleadora y puede ser la punta de lanza adecuada que se extrañó en Rusia 2018. Por detrás del delantero, André Carrillo, Christian Cueva y Jefferson Farfán son alternativas que reúnen mucha verticalidad y velocidad en los metros finales. Otros perfiles, como el de Edison Flores, pueden sentirse más cómodos en un ritmo más pausado y organizado, que sería un matiz interesante para este seleccionado peruano.

De hecho, ante la baja de Paolo Hurtado por lesión, Gareca decidió llamar a Josepmir Ballón, un centrocampista que acostumbra a jugar por detrás de la línea de la pelota y puede integrarse a la zona media que en teoría, integrarán Renato Tapia y Yoshimar Yotún. Esto significaría el paso del 4-2-3-1 al 4-3-3 y una mayor prioridad al proceso de creación que al de finalización. Perder la pelota lo más arriba posible y ganar un activo para taponar tras pérdida puede ser una variante interesante para un equipo que en Rusia, si bien atacó mucho y con fluidez, se volvió algo previsible y no mostró suficientes variantes ante rivales que tenían claro el plan de partido que debían adoptar.

En lo que respecta a la línea de fondo, los laterales Luis Advíncula y Miguel Trauco parecen asentados en el once inicial. Uno, el diestro, más profundo y rápido; capacitado para atacar al espacio y buscar línea de fondo. El otro, zurdo, con mayor capacidad asociativa y técnica para pedir la pelota al pie, avanzar mediante una serie de toques. Puede que en algún momento Gareca intenta equilibrar los ataques por las bandas, con una de mayor desborde y otra donde se geste la jugada. Mientras que para la dupla central, aparecen los nombres de Miguel Araujo, Carlos Zambrano y Luis Abram. Este último se consolidó en el último tiempo como titular en el Vélez Sarsfield de Gabriel Heinze. Hallar firmeza en los duelos individuales defensivos puede permitirle a Perú competir con una mayor dosis de confianza. Sobre todo, si como en Rusia, el gol tarda en llegar y la ansiedad comienza a apoderarse de mentes y piernas.