NIZA Y LA INTENCIÓN DE SIEMPRE PROPONER

0

Desde la llegada de Lucien Favre a la conducción técnica, Niza se acostumbró a pelear por los puestos de clasificación a a copas europeas. Y con un estilo que llama la atención.

En la temporada 2016-17, Niza supo ser anfitrión de la Ligue 1 durante gran parte del certamen. Acabó en tercer lugar, por debajo del AS Mónaco y el Paris Saint-Germain, dos equipos de mayor presupuesto y jerarquía en el plantel. En el presente curso, las mejoras en gigantes dormidos como Olympique de Marsella y Lyon, han relegado algunos puestos a los de Favre, pero aún así, es interesante seguir la propuesta del Niza.

Se trata de un equipo casi obsesionado por salir jugando desde el fondo, sea cual sea el rival y la instancia. Lo hace muy bien, con paciencia y mucho sentido táctico. Niza inicia en el central brasileño Dante, quien cuenta con un preciso pie izquierdo. Luego, la tenencia comienza a escalar de diferentes maneras, en una muestra de lo trabajada que está la idea. En un mismo partidos son muchas las formas de salir jugando.

El principal futbolista que permite hacer de la salida desde el fondo un gran arma es Jean Michaël Seri. El ghanés de 26 años estuvo muy cerca de llegar al FC Barcelona. Prácticamente, juega como si fuese un amante de la filosofía culé. Su fútbol se basa en el toque. No importa la zona de la cancha, ni lo atareado que esté por la marca, Seri siempre busca darle la pelota a un compañero. Como una obsesión. Y Favre ha sabido potenciar a un jugador de estas características, rodeándolo de futbolistas similares, que sepan pasar el balón, pero sobre todo, que tengan movilidad para ser receptores en corto. El juego en largo es sólo una excepción en el estilo del equipo francés. A pesar de ser un organizador más retrasado, el marfileño dio 10 asistencias en la última Ligue-1.

Lees-Melou, en paralelo a Seri y en izquierda. Va hacia banda derecha y se posiciona por delante.

Lees-Melou, en paralelo a Seri y en izquierda. Luego va hacia banda derecha y se posiciona por delante. No hay puestos fijos.

Pero Seri no es el volante central del Niza. Al menos no en la disposición inicial. Luego, para evitar ser predecibles, quizás ocupe ese lugar provisoriamente. Quien ocupa ese puesto habitualmente es Wylan Cyprien, un joven de 22 años con muchas condiciones físicas y sin complejos a la hora de tener la pelota. Cuando los equipos rivales intentan tapar a Seri, éste se ubica como pivote para que Cyprien pueda escalar posiciones en el campo, siempre con el pase como principal herramienta.

El tercer integrante del dinámico y técnico mediocampo es Pierre Lees-Melou. También francés pero de 24 años, de es quien frecuenta las zonas más avanzadas. Se sitúa en vertical a Cyprien-Seri, quedando el dibujo táctico en 4-2-3-1. Pero una vez más: para no ser predecibles, la movilidad es fundamental para que Niza pueda saltear la presión de los rivales, por lo que no es de extrañar que Lees-Melou se retrase unos metros para que Seri encuentre espacios más adelante.

Los recursos ofensivos del Niza no terminan ahí, aunque no cuente con el recambio de otros equipos. Si las lesiones se lo permiten, el centrodelantero es Mario Balotelli, de condiciones más que conocidas. El italiano anotó 15 goles en la última competición, y ya lleva 12 en la presente. Sus condiciones técnicas, tanto como su corpulencia, son una amenaza para las defensas rivales, mientras que los buenos movimientos le dan lugar en el área al atacante que llega desde una de las bandas: Alessane Plea, de 24 años, es quien reemplaza al ex Inter de Milán cuando éste se ausenta. El área le sienta bien -11 goles en la 2016/17- pero cuenta con velocidad y atrevimiento para dañar por las bandas. Aún así, no tanto vértigo hay en sus pies como en los de Allan Saint-Maximin. De apenas 20 años, éste es un extremo por naturaleza, poca estatura y muchísima velocidad. Cada vez que toca la pelota da la sensación de que pasará algo, aunque también es cierto que no siempre es así, y que su afán por gambetear a veces le juega una mala pasada. Aún así, tiene que aprender a resolver en los últimos metros, pero otra gran arma para el Niza, que además, por todo lo ya mencionado, le brinda un escenario propicio para lastimar.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply