Newell's 0-0 Rosario Central 2019.

CERO RIESGOS

Newell’s y Rosario Central protagonizaron un clásico con pocas luces. Fue empate a cero, en un encuentro caracterizado por la poca ambición de ambos equipos. Entre la intención por arriesgar lo mínimo posible, y la falta de ideas colectivas, el resultado pareció, durante los noventa minutos, inamovible. Esto de debe a que ambos equipos tienen una idea aún algo básica, sin lugar a profundizar. Newell’s, de la mano de Héctor Bidoglio, intenta acercarse a un estilo que priorice la tenencia de pelota, pero los tiempos de trabajo son cortos y el material para desarrollar la idea debe ser trabajado. Por su parte, el Canalla viene de campeonar en Copa Argentina a través de una propuesta concreta y eficaz en la que cobra mucha importancia el orden, las líneas juntas, el poner la pelota en un costado para centrar hacia su pareja de puntas.

De esta manera, Newell’s arrancó el clásico con la premisa básica de dominar a través de la posesión, pero careció de ideas para generar ventajas y progresar en el campo de juego. Su 4-2-3-1 fue anulado con facilidad por Rosario Central, que le encargó a Fernando Zampedri y Claudio Riaño una gran cuota de esfuerzo defensivo. Cuando la pelota pertenecía a uno de los centrales, uno de ellos iba hacia el poseedor y otro tapaba línea de pase al mediocentro Braian Rivero. Sin centrales que se especialicen en la conducción, laterales poco capaces de sacarse un hombre de encima y mediapuntas sin dinámica suficiente para ser apoyo de espaldas y atacar espacio creado, la propuesta de Newell’s se agotó rápido y dependió mucho de Sebastián Cacciabué para llegar desde segunda línea y alterar la comodidad del bloque rival. La única buena noticia fue que Central, aferrado a su libreto y sin toques diferenciales como los que pueden dar Néstor Ortigoza -suspendido- o Jarlan Barrera -lesionado- tampoco encontró demasiadas ocasiones para salir de contraataque.

El complemento continuó por la misma senda. Muchos duelos individuales sin claro dominador, incapacidad para establecer una sucesión de ventajas, e infinidad de faltas para cortar el juego del rival y recuperar el orden propio. Los cambios intentaron refrescar y dar un punto más de vértigo a sus ataques. Newell’s apostó por Cristian Insaurralde, Alexis Rodríguez y Joaquín Torres, futbolistas más dinámicos que los reemplazados Víctor Figueroa, Luis Leal y Mauro Formica. Edgardo Bauza, por su parte, intentó con Germán Herrera en lugar de Riaño, y los rápidos Maximiliano Lovera – Pablo Becker en lugar de Zampedri y Allione. Al Canalla, las modificaciones le dieron más atrevimiento y capacidad de desborde. No lo suficiente para dominar y avasallar a la Lepra, pero sí lo justo para forzar algunas buenas atajadas de Alan Aguerre, que acabó siendo el futbolista más determinante en un clásico apagado.