EL MUNDIAL DEL JUEGO DIRECTO

0

Pareció un cambio intrascendente, destinado a refrescar el ataque. Artem Dzyuba ingresó en lugar de Fiodor Smolov cuando faltaban 20 minutos y Rusia vencía por 2-0 a Arabia Saudita en el partido inaugural del Mundial 2018. Pero en la primera jugada, el gigante delantero cabeceó un centro de Aleksandr Golovin y comenzaría a significar algo más. Su participación en el siguiente gol ruso, de espaldas para pivotear un envío largo, debió de convencer al técnico Stanislav Cherchesov de incluirlo entre los titulares. Menos dúctil con pelota que Smolov, Dzyuba le facilitó muchas cosas a sus compañeros. Saltear líneas para buscarlo en las alturas le dio buenos resultados al anfitrión, que desde aquel ingreso comenzó a moldear su estilo ofensivo preferido.

Pero desde ya que no fueron los rusos los únicos en elegir el juego directo. Francia, campeón tras derrotar en la final a Croacia, llegó a Rusia con una propuesta casi sin definir. En el primer partido ante Australia, Didier Deschamps optó por Ousmane Dembele y Kylian Mbappé en los costados, con Antoine Griezmann siendo la referencia de ataque más clara. Pero aquel “falso nueve” no le trajo buenos resultados. Los galos nunca pudieron combinar juego entre lineas y rematadores en el área. El ingreso de Olivier Giroud también tuvo un efecto rápido y concreto: pivoteo para el gol que dio a los campeones el 2-1. Desde allí, Deschamps eligió igual que Cherchesov: modificar para incluir a su torre de área. Giroud y Dzyuba  serían buscados con frecuencia ante la imposibilidad de encontrar caminos fiables y claros mediante un fútbol de más posesión y asociaciones.

Otras dos selecciones que demostraron la efectividad del juego directo en Rusia 2018 fueron Suecia e Inglaterra. Los primeros tuvieron un debut muy trabajado ante Corea del Sur, pero ya en la segunda fecha ante Alemania pudieron llevar adelante un plan más lógico para sus herramientas. Dos líneas de cuatro muy cercas entre sí procuraban cerrar cualquier línea de pase posible, y una vez recuperada la pelota, se sabía había que buscar a Ola Toivonen y Marcus Berg para que estos la bajaran y esperaran la llegada de sus compañeros. Por su parte, los dirigidos por Gareth Southgate no ejecutaron un juego directo que consistía en buscar a un centrodelantero en las alturas, sino que apostaron por la velocidad con la que contaban todos sus piezas para intentar ataques rápidos. Claro que Inglaterra finalmente consiguió casi todos sus goles mediante la pelota parada, pero buscar el arco rival de esa manera sencilla y directa le permitió reagruparse rápido para ocupar los espacios sin pelota.

¿Por qué tantos equipos optaron por esa vía directa? La clave de ambos interrogantes parece estar en el gran trabajo táctico que se ve en el fútbol mundial. Información detallada al máximo de cada rival y jugador, comprensión de que el fútbol consta de ataque pero también de defensa y mucha valoración a la ocupación de espacios. Brasil, España y Alemania llegaban como candidatos a la cita de Rusia por la capacidad de rentabilizar sus posesiones mediante ritmo, velocidad, creatividad y habilidad en el uno contra uno. Los dos últimos se despidieron sin poder plasmar aquello mediante largos pasajes, aunque en el caso alemán, sí que hubo situaciones generadas. El punto en común entre ambas estuvo en que para llevar adelante su juego de posesión, debieron involucrar muchas piezas por delante de la pelota, y ante pérdidas previas a las puertas del área ambos quedaban mal parados para contraataques rivales. Brasil, por su parte, tuvo en Casemiro a un jugador especialista en impedir esas transiciones, y cuando faltó éste, ante Bélgica, Hazard, De Bruyne y compañía pudieron correr con comodidad hacia el arco custodiado por Alisson Becker. Entonces, para plasmar un buen ataque posicional hacen falta cada vez más cosas. El poco tiempo de trabajo a nivel selecciones es un guiño a otras vías de ataque como el juego directo, que fue, sin dudas, el camino que más se utilizó y más resultados dejó.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply