CON MARCELINO ENCENDIDO, LANÚS PUEDE SOÑAR

0

Lanús derrotó por 2-0 a Belgrano y avanzó a los octavos de final de la Copa de la Superliga, instancia en la que enfrentará a Vélez. El conjunto local  superó con claridad a un Pirata que en ningún momento dio la sensación de tener los recursos necesarios para lastimar a su rival, y el resultado pudo incluso haber sido más abultado. La gran figura del encuentro fue Marcelino Moreno, enloqueciendo a sus marcadores a pura gambeta y convirtiéndose en el factor diferencial del conjunto de Luis Zubeldía, que lo respaldó colectivamente de muy buena manera.

Los momentos más parejos del partido tuvieron lugar en el comienzo, ya que durante esos minutos no hubo un dominador claro y los dos equipos se alternaron en la búsqueda de tomar la iniciativa con pelota. Mientras Lanús jugó con un 4-3-3, su formación más habitual en los últimos años, Julio Constantín dispuso un 4-2-3-1 con la intención de que los extremos Mauricio Cuero y Cristian Techera puedan lastimar a espaldas de los laterales José Luis Gómez y Nicolás Pasquini, ambos de vocación ofensiva. Curiosamente, el juego fue una consecuencia de los goles y no al revés: recién a los 22 minutos, cuando Facundo Quignon abrió el marcador a la salida de un córner (la misma forma en la que había marcado el descuento en Córdoba), el Granate comenzó a asentarse y a dominar el trámite con mayor claridad. Allí empezó a verse también lo mejor de Moreno, cuya movilidad resultó indetectable para la defensa de Belgrano. Se complementó muy bien con Pablo Martínez, el interior más cercano a su posición, para intercambiar carriles abriéndose a la banda u ocupando zonas centrales según lo que pidiera cada momento. También se lo vio en alguna ocasión rotando con Lautaro Acosta, quien partió como extremo por la derecha.

En el inicio de la segunda etapa, el mencionado Moreno fue gran protagonista de la jugada que culminó en el segundo tanto. Tras una gran combinación por izquierda con Pasquini, cedió atrás para que José Sand defina luego de un enganche y Techera, en su afán por despejar, termine desviando la pelota dentro del arco de César Rigamonti. Lanús siguió con el control de la posesión desde la precisa zurda de Quignon, acelerando o ralentizando el juego a placer. En el Pirata hubo muy poco para destacar, con Marcelo Meli siendo el futbolista más activo mostrando algo de rebeldía ante la adversidad, pero con carencias importantes a nivel técnico y conceptual.

En los minutos finales Belgrano se desprotegió bastante en defensa para buscar el descuento, y Lanús tuvo varias chances para ampliar la ventaja. Las malas decisiones en tres cuartos y el egoísmo en algunas jugadas puntuales lo privaron de esta posibilidad, pero igualmente el conjunto de Zubeldía dejó una imagen más que convincente pensando en lo que viene. Por el lado de los cordobeses, una muestra más de por qué a partir de la próxima temporada no estarán más en Primera División.

Share.

About Author

Leave A Reply