ASÍ JUEGA JUNIOR DE BARRANQUILLLA

0

El equipo colombiano es uno de los conjuntos más consistentes en la Liga Águila y la Copa Sudamericana es su mayor objetivo este semestre. Teófilo Gutiérrez, Jarlan Barrera y Víctor Cantillo se ofrecen como grandes elementos para el estilo que pretende su entrenador Julio Comesaña.

El juego de Junior de Barranquilla está gustando en Colombia. Más allá de la eliminación de Copa Libertadores a manos de Boca y Palmeiras, el “Tiburón” mantiene un grato andar en la Sudamericana y en el certamen doméstico. Su director técnico, el uruguayo Julio Comesaña, utiliza habitualmente un 4-3-3 con diferentes componentes de análisis del medio hacia adelante. En la Liga de Colombia tiene el cartel de “equipo ofensivo” que se caracteriza por establecer un juego de posesión con intenciones de salida limpia, buen trato de pelota en la medular y finura y contundencia en el ataque.

El desglose de su 4-3-3:

  1. Un mediocampista tapón de marca (Leonardo Pico)
  2. Dos interiores creativos para ejercer juego de posesión (Víctor Cantillo o James Sánchez u Sebastián Hernández)
  3. Dos extremos de diferente índole: uno de punch y desequilibrio por la banda (Luis Díaz) y otro que es un enganche natural recostado a la raya (Jarlan Barrera)
  4. Un punta que se acople a los circuitos con pivoteos y conducciones (Teo Gutiérrez o Yony González)

Pero Junior no solo es toque, filtraciones y lujos. Hay un deseo y una energía imprescindible por tener siempre el balón. Por eso, presiona en campo rival (en la imagen se ve cómo sofoca a La Equidad) hasta con siete jugadores. La intención de reducción es total e intensa. En el 4-3-3 mencionado, tanto el volante tapón como los interiores se suman al ahogo, que incluso integra a uno de los dos laterales para cumplir el objetivo.

Quizás, este grandioso trabajo de Junior en el pressing se verá cuando se juegue en territorio colombiano. Como se mencionó, este sacrificio táctico que se concibe por el deseo de tener el balón; sin embargo, en salidas como visitante, Junior es un cuadro que concede la iniciativa acumulando sus marcajes con cercanía en su arquero.

Finura en el ataque

Es relevante volver a destacar el potencial ofensivo del equipo barranquillero. La figura de Teo Gutiérrez es imponente de por sí, pero Comesaña cuenta con dos grandes proyectos para el fútbol colombiano: Luis Díaz y Jarlan Barrera. Díaz es un wing de vieja escuela y Jarlan, un enganche de vieja escuela. Juntos, y con Teo (o Yony González) componen un tridente de observación y cuidado para cualquier rival. Vale tener en cuenta que Barrera no estará en el primer partido ante Defensa y Justicia por su expulsión ante Colón de Santa Fe, pero es un hombre importante para analizar el ADN del equipo.

En la siguiente imagen, veremos cómo se dan los movimientos dinámicos entre ellos: Jarlan, con recortes de derecha al centro para organizar el juego y filtrar pases (en este caso ante Defensa, Cantillo podría ocupar ese rol, pero partiendo desde el círculo central hacia los costados); Díaz atacando el espacio para relucir su velocidad y Teo, como un delantero que busca sacar y salir de la referencia de los centrales.

Junior de Barranquilla - Ataque.

Junior de Barranquilla – Ataque.

Defensa y Justicia tendrá una dura prueba ante un Junior que viene entonado en su Liga y que ha eliminado a dos equipos argentinos (Lanús y Colón). Los partidos tendrán diferentes matices de acuerdo a las localías, lo que indica que los “estilos” mutarán de acuerdo a la toma o al cese de las iniciativas.

Gonzalo De Feliche

Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

Leave A Reply