RECUPERAR PROTAGONISMO

0

Todo indicaba que la temporada 2017/18 sería la de la confirmación en la élite para Joaquín Correa, pero el fútbol tiene sorpresas.

Joaquín Correa llegó a Sevilla cuando Jorge Sampaoli se proponía revolucionar la forma de jugar en el tricampeón de Europa League. Al principio no contó demasiado porque el plan principal se basaba en el toque corto de Samir Nasri y Steven N’Zonzi. Para aquel plan, el ex Estudiantes no era el indicado: su rango de acción estaba en los últimos metros de la cancha, y Sampaoli necesitaba jugadores que se involucren antes en la gestación de la jugada.

Aún así, Correa tuvo minutos, ingresó desde el banco, y en el segundo semestre se destapó. Principalmente cuando Sevilla quedó eliminado de Champions League y la dupla Nasri-N’Zonzi perdió su nivel. Allí apareció el «Tucu», con técnica, capacidad física y mucha mejora conceptual. Sampaoli se fue del club para dirigir a la Selección Argentina, y pensar en Correa como un habitué en las convocatorias no sonaba alocado.

Joaquín Correa es un jugador que puede actuar en los tres carriles. Se inició en Estudiantes como un volante por izquierda que a pierna cambiada aportaba desborde y volumen de juego, pero en su paso por Sampdoria frecuentó la banda derecha y hasta la mediapunta. Sampaoli lo usó en cada uno de esos puestos, y además, hasta lo colocó como falso nueve. Aún así, casi no lo ha tenido en cuenta para la Selección Argentina, y las cosas en Sevilla comenzaron a cambiar, no sólo para Correa sino para el equipo en general. Con la conducción técnica de Eduardo Berizzo, el conjunto español no alcanzó un buen rendimiento, y el futbolista argentino perdió terreno en las bandas ante jugadores de mayor nombre propio pero no mejor nivel, como Jesús Navas y Nolito.

Con la llegada de Vincenzo Montella, Sevilla busca retomar la dinámica positiva. El entrenador italiano, quien ya dirigió a Correa en Sampdoria, aún está rotando para conocer mejor su plantel, y el argentino ha ocupado la banda izquierda en los recientes encuentros. En los últimos meses le ha agregado a su juego gambeta y rupturas al espacio de gran calidad. Con espacios para correr, Correa es muy peligroso. Muestra de ello es gol que sirvió para darle el triunfo a su equipo ante Atlético Madrid, cuando Montella lo corrió a jugar por detrás del centrodelantero. Aún le falta mejorar en el último pase, y sobre todo en sus números goleadores: la temporada pasada jugó 34 partidos y convirtió ocho tantos. Si Jorge Sampaoli mantiene para la Selección Argentina el 3-4-2-1 habitual, Correa tendrá mucha competencia como extremo, pero puede encajar muy bien como segundo mediapunta, al lado de Lionel Messi. El «Tucu», además de buen pie, puede ser habilitado al espacio por el astro del FC Barcelona, y sobre todo, darle a la Selección algo que no tuvo hasta el momento: desborde y caídas hacia los costados.

 

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!