INTENTAR PARAR A MESSI

0

En una conferencia de prensa que nada tenía que ver con Barcelona ni con Messi, Mourinho lo confesó todo: en su paso por Real Madrid, pasó día y noche pensando en cómo parar al argentino. Entendió que no había forma; que más allá de triunfos, derrotas y estrategias, a Lionel, como mucho, podía hacerle un partido más complicado. También en una conferencia, pero con Messi como su dirigido, Guardiola afirmó que sí, que Barcelona era un gran equipo, muy trabajado y con grandes artistas. Pero aclaró que el salto de calidad lo daba Messi. Sin él sería todo diferente. Lo confirmó cuando entrenó al Bayern Munich: su equipo jugó un buen partido en Camp Nou, pero Leo se inventó dos goles y asistió en otro. El propio Pep, que lo conocía como pocos, confesó que no había forma de pararlo cuando jugaba así.

Ecos del Balón – La aventura Original – 3×02 – Messi imposible

En Ecos del Balon armaron un podcast sobre Messi, pero abordándolo de una manera diferente. No se basaron en su evolución, sino en cómo habían intentado pararlo desde que debutó como profesional. Es una joya, porque ayuda a comprender el tamaño de monstruo que es Messi. Cuenta la leyenda que Rafa Benítez fue el primero en pararlo. Más cerca en el tiempo, Alemania lo sufrió en la final del mundial: el diez complicó en el primer tiempo, pero luego Schweinsteiger y Kroos se animaron a tener la pelota -contra Argentina se puede, contra el Barcelona no- y lograron desconectarlo. Eso sí, parar a Messi también significó generarle poco peligro al equipo de Sabella. Insisto: el podcast es una joya. Entre otras cosas, da ciertos tips fundamentales para INTENTAR que Messi no se salga con la suya.
1) Ceder la posesión y juntar mucha gente entre la pelota y el arquero.
2) Obligarlo a ir hacia afuera y nunca para adentro.
3) No meterle el pie intentando robarle la pelota, porque una gambeta puede ser el arranque del ataque letal.
4) La famosa marca escalonada. Nunca ir a buscarlo dos defensores al mismo tiempo.
5) El defensor más lejano debe estar igual de concentrado que el defensor más cercano. Sobre todo en el último tiempo, que Messi asiste a Alba-Neymar cuando nadie se lo espera.
Todo eso no garantiza el éxito. Preguntarle sino a Boateng, que lo dejó ir hacia afuera y también terminó ridiculizado. Athletic Bilbao le puso marca personal y trabajó con el bloque defensivo en base de los lugares a los que Messi podía sacar a su marcador. El genio apiló entre cinco o seis jugadores y marcó aquel golazo que fue de lo mejor en 2015. Otro técnico también se preocupó por la pelota parada: pensó hasta último momento en situar la barrera en la línea del arco. El miedo al ridículo lo llevó a no realizarlo. Y Lionel la clavó de tiro libre. En definitiva, Messi condicionó al fútbol. Técnicos innovan en busca de pararlo, o complicarlo. Lo sufren los rivales y lo disfrutan sus compañeros, que ayudados por el genio, también alcanzaron las mejores versiones de su carrera.
Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!