RECUPERAR SENSACIONES

0

Para Independiente, el encuentro ante Colón era importante para sumar su primera victoria en la Superliga 2018/19, pero sobre todas las cosas, por el hecho de estar a días del primer cruce copero ante River Plate. La eliminación por Copa Argentina ante Brown de Adrogué no encendió la alarma -ya estaba prendida- sino que intensificó los interrogantes alrededor del equipo. Es por eso que el contudente 3-0, con muy buenos pasajes colectivos y altos puntos individuales, significa recuperar sensaciones positivas en la previa a un duelo con el que se sueña desde hace años.

Ariel Holan apostó por mayoría de suplentes y el 4-2-3-1 que ha caracterizado a su ciclo. La defensa, además de contar con el debut de Gonzalo Asís, incluyó la novedad de un intercambio de posiciones entre Guillermo Burdisso y Emmanuel Brítez. El ex Boca pasó a ocupar el lado derecho de la zaga, luego de que en Copa Argentina se los viera con problemas de coordinación. Por delante de Nicolás Domingo y Fernando Gaibor, se encontraron tres velocistas como Gonzalo Verón, Braian Romero y Ezequiel Cerutti. La sorpresa fue que este último fue quien ocupó carril central por delante de Emmanuel Gigliotti. Aunque se lo vio algo incómodo, el flamante refuerzo tuvo más contactos con la pelota, y eso, a fín de cuentas, es lo que necesito: ritmo e intensidad de minutos oficiales.

Para hacerse del control ante un buen equipo como lo es Colón de Santa Fe, Independiente debió jactarse de un muy buen nivel de Nicolás Domingo, imán de cada pelota dividida y fundamental para que el control sea rojo. Por mometos, Alan Ruíz se alejaba de la zona para ejercer como lanzador, y los de Eduardo Domínguez descansaban lejos de su arco, pero tras la apertura del marcador por combinación de Asís, Verón y Gigliotti, el trámite del encuentro se decantó hacia el local de manera considerable. Apareció la confianza, muy común en estos casos, e Independiente se juntó alrededor de la pelota con ritmo, creatividad y esfuerzo para recuperar.

Con un jugador más, los espacios aparecieron de forma más natural. Verón encontró su lugar en la zona custodidada por Clemente Rodríguez, y la finalización de los ataques encontró una llave en la que fiarse. La ventaja quedó corta durante gran parte del segundo tiempo, e incluso hubo lugar para que reaparezca la inseguridad tras el penal malogrado por Gigliotti y cierta merma física entendible por el alto ritmo al que se jugó el complemento. Pero finalmente, el conjunto local pudo sentenciar la historia, no sin antes una buena intervención de Martín Campaña en un momento clave del partido. Además de los tres puntos, Independiente pudo recuperar la sensación de equipo con concepto, e incluso la certeza de que algunos referentes pueden aportar soluciones futbolísticas y anímicas cuando las cosas no salgan.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!