UN TIEMPO PARA CADA UNO

0

En la reanudación de la Superliga 2018-19, Independiente recibía a Talleres en el Libertadores de América con el objetivo de ganar para no alejarse de los primeros puestos. Para ello, el entrenador dispuso un 4-3-3 con Pablo Pérez (en su debut oficial) y Pablo Hernández como interiores, mientras que Ezequiel Cerutti y Martín Benítez ocupaban las bandas. El conjunto cordobés, por su parte, se paró con línea de tres defensores y dos laterales “largos” como Leonardo Godoy y Fernando Bersano. Sin una referencia de área clara, Dayro Moreno fue el hombre más adelantado en ataque y Sebastián Palacios se movió a sus costados.

En el comienzo Independiente intentó manejar la pelota desde el fondo con Nicolás Domingo insertándose entre los centrales para generar superioridad numérica, y Talleres presionó alto desprendiendo a sus volantes buscando forzar errores en salida.  Cuando la pelota llegaba a los interiores, los extremos del Rojo se cerraban para jugar mano a mano con los dos stoppers del conjunto de Juan Pablo Vojvoda. Ese movimiento, junto con la llegada al vacío de Hernández, derivó en la jugada del penal que Silvio Romero convirtió en el primer gol del partido.

Era tal la supremacía de Cerutti y Benítez en el duelo contra Miguel Araujo y Nahuel Tenaglia que antes del cierre de la primera etapa, la “T” modificó su esquema a un 4-4-2, con Godoy y Juan Ramírez como volantes externos para ayudar a los laterales, que con la modificación pasaron a defender mejor a los extremos rivales. En ese tramo del partido ganaron peso en el juego Fabricio Bustos y Juan Sánchez Miño, con más espacio para sus trepadas y bien abastecidos por Pérez. Al cierre del primer tiempo, Independiente justificaba la ventaja parcial.

Independiente 1-1 Talleres 2019

Independiente ubicó a Domingo como líbero, formando un 3-4-3. Talleres cambió sobre la marcha a un 4-4-2.

En la segunda parte, el peruano Araujo (que estaba al borde de la expulsión) salió reemplazado en lugar de Mauro Ortiz, extremo derecho, para que Godoy vuelva a ubicarse como lateral y Tenaglia pasara a la zaga. Palacios permaneció abierto por izquierda y Moreno, esta vez, sí fue un poco más centrodelantero de área. Un 4-3-3 al que Holan reaccionó con el ingreso de Braian Romero por Pérez, para pasar al 4-2-3-1 con Martín Benítez por detrás de Silvio Romero. En este tramo del encuentro los papeles iniciales se invirtieron: con Tomás Pochettino y Ramírez como interiores, el visitante puso más gente en ataque y ganó terreno poco a poco. Independiente, por su parte, apeló más al juego directo. En medio de esa pulseada, Palacios empató con un derechazo, tras un mal cierre de Bustos.

En los minutos finales el partido se quebró, y los dos equipos tuvieron chances de quedarse con la victoria. El empate terminó siendo un resultado justo, ya que Independiente no pudo aprovechar su mejor momento futbolístico para sacar más ventaja, y dejó crecer a un rival con ímpetu e ideas como para alcanzar el empate.

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!