SIN IDEAS NI VARIANTES

0

River no comenzó el año de buena manera: cayó como visitante de Huracán, 1-0. El equipo de Marcelo Gallardo no tuvo ideas para romper la defensa local.

Como era de imaginar, River salió al Tomas Adofo Ducó con el ya clásico 4-4-2 en el que otorga muchas libertades a los externos: Ignacio Fernández y Gonzalo Martínez. Por calidad individual y planteo de uno y otro, de a poco el Millonario comenzó a hacerse dueño de la pelota. Huracán replegaba lentamente, mientras que el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo comenzaba a pensar cómo podía dañar al local: Fernández y Martínez buscaban juntarse más por dentro, dejando las bandas para la subida de los laterales. Aún así, superar al aguerrido y ordenado doble cinco conformado por Adrián Calello e Israel Damonte resultaba tarea difícil. Apenas cuando «Pity» intentaba con gambetas dejar un rival en el camino, o se encontraban los buenos movimientos de Rafael Santos Borre, River podía enfrentar a los centrales. Dominaba pero no dañaba. Hasta que un pelotazo del arquero Marcos Díaz, llegó el penal a favor de Huracán y la apertura del marcador. A partir de allí, River no sólo continuó sin encontrar profundidad, sino que vio confuso su dominio de la pelota y el espacio. El Globo tuvo más motivos para juntar líneas y defender con mayor intensidad.

En la segunda mitad, el trámite continuó con River manejando la pelota pero sin ideas para abrir la defensa rival. Además, el Millonario perdía en duelos individuales, se repetía en lentos e innecesarios pases en el fondo sin lograr conducciones que generen espacios. Para peor, tuvo las situaciones pero no las concretó. Gallardo probó con el ingreso de Lucas Pratto, pero ni el flamante refuerzo ni Ignacio Scocco tuvieron los desmarques y diagonales del reemplazado Borré. Luego, con Rodrigo Mora, buscó mayor desborde por banda derecha, pero el uruguayo no podía recibir en alturas del campo que impliquen peligro. Los laterales riverplatenses fueron muy bien perseguidos por los extremos de Huracán, Ignacio Pussetto y Ricardo Noir. Incluso, el cambio implicó que Ignacio Fernández pase al centro, donde el juego estaba más congestionado. El ex Gimnasia de La Plata no atraviesa un buen momento y poco pudo aportar en esa zona de la cancha. El que salió fue Enzo Pérez, quien no puede aportar más que ayudas defensivas a Leonardo Ponzio.

Los minutos acrecentaron las dudas de River y la confianza de Huracán, que además de hacerse corto, se hacía estrecho. Y el equipo de Gallardo no se caracteriza por hacerse ancho para atacar. Recién con el ingreso de Mora se buscó fijar a los laterales rivales para alejar a estos de los marcadores centrales, pero el uruguayo arrastra una larga inactividad y tampoco es esa su zona preferida del campo. El Millonario arrancó el 2018 con derrota, sin ideas, ni variantes ofensivas. ¿Será la zurda de Juan Fernando Quintero una solución a la poca fluidez ofensiva?

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!