CON AUTORIDAD A OCTAVOS

0

Lejos del ruido y el flash mediático, Godoy Cruz de Mendóza sumó un nuevo logro: por segunda vez en su historia, el Tomba jugará la fase final de la Copa Libertadores de América. El conjunto mendocino selló su clasificación tras vencer, con mucha autoridad, a Universidad de Concepción. Fue sólo 1-0, gracias a un gol de Ángel González, pero los dirigidos por Lucas Bernardi pueden sentirse más que conformes con su actuación. En un mano a mano que definía el segundo representante del grupo en octavos de final, Godoy Cruz fue capaz de no recibir remates al arco durante todo el encuentro. El conjunto chileno lo intentó en nueve oportunidades, pero cinco se fueron desviados y otros cuatro terminaron siendo bloqueados por la defensa local.

Bernardi planteó el partido con una disposición táctica de 4-3-3, y sin demasiadas innovaciones. Lo más interesante del Tomba se vio desde la determinación para entender el partido. No hubo presión alta, pero sí un compromiso notable para superar la línea de la pelota, formar un bloque compacto, numeroso y atento a las oportunidades para atacar al receptor. El campo de juego, con sectores muy cubiertos de agua, fue más impedimento para la visita, que buscó imponerse desde una larga cadena de pases pero nunca supo cómo verticalizar. Universidad de Concepción no logró encontrar receptores entre líneas, y por su parte, los futbolistas tombinos se mostraron acertados para presionar cuando sus rivales no lograban controlar con exactitud la pelota.

Al márgen de que también hubo errores no forzados por parte del conjunto chileno, Godoy Cruz siempre se mostró fiel a su plan y muy cómodo con el mismo. Principalmente luego de que en uno de los primeros ataques, Ángel González abriera el marcador y diera tranquilidad a los suyos. El gol sirvió para aferrarse al planteo, reforzar el concepto de concentración, y ver cómo su rival caía en la frustración conforme avanzara el reloj. Pero además, cada vez que logró recuperar, el Tomba encontró ventajas en su centrodelantero, Juan Martín Lucero. El ex atacante de Independiente se impuso con frecuencia a la dupla central rival, y sirvió de apoyo para juntar pases que dejaran sin efecto la presión tras pérdida visitante.

También en la velocidad de sus extremos, Ángel González y Valentín Burgoa, los dirigidos por Bernardi hallaron caminos muy directos hacia el área rival. Pero ambos futbolistas, además, cumplieron con creces a la hora de seguir la proyección de los laterales rivales. De esta manera, el 4-2-3-1 de Universidad de Concepción se vio obligado a encontrar un nivel de inspiración que nunca se hizo presente. Si en banda los emparejamientos impidieron ventaja alguna, por dentro se correspondió con un tres contra tres que sólo benefició a la cercanía de las piezas bodegueras. Un dato no menor es que, antes de comenzar la última fecha de esta fase de grupos, el Tomba tenía al fútbolista con más recuperaciones en la actual edición de la Copa Libertadores: su mediocentro Juan Andrada, de correcto nivel. En definitiva, la autoridad de Godoy Cruz para sellar el pase a Octavos fue indiscutible, mientras que el conjunto chileno, por la victoria de Sporting Cristal, se quedó incluso sin lugar en la actual Copa Sudamericana. Y sin poder obligar al menos una buena respuesta del arquero Roberto Ramírez.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply