CON LAS MANOS VACÍAS

0

San Lorenzo cayó 1-0 con Godoy Cruz en Mendoza y llegó al quinto partido sin triunfos en la Superliga. El conjunto azulgrana fue de mayor a menor y tras una distracción defensiva se le escapó el partido en la última jugada.

Una vez más el arranque del encuentro fue lo mejor de San Lorenzo. Un equipo intenso, que presionó bien arriba y se adueñó del mediocampo rápidamente. Las ganas y movilidad de Pablo Mouche y Ruben Botta le daban velocidad a los ataques tanto por los extremos como por el centro del campo. La ausencia de Nicolás Reniero, expulsado ante River, le permitió a Mouche jugar como segundo delantero, posición donde se siente más cómodo y no tiene tanta responsabilidad en la marca. Quien jugó por la banda izquierda fue Alexis Castro, que una vez más tuvo un flojo rendimiento. El ex Tigre pasó inadvertido en los ataques y a la hora del retroceso se vio constantemente superado por Luciano Abecasis.

La otra ausencia relevante en el Ciclón fue la de Nicolás Blandi, que por una sobrecarga no pudo estar presente. Su puesto lo ocupó Adolfo Gaich, quien hizo su debut como titular. El juvenil mostró movimientos interesantes aguantando de espaldas y descargando la pelota y hasta tuvo la chance más clara del primer tiempo, pero el arquero Roberto Ramírez contuvo su remate. Los de Boedo culminaron la primera parte con un buen juego colectivo, siendo más dinámicos que Godoy Cruz en ataque y también más sólidos en defensa, con Fabricio Coloccini y Marcos Senesi muy firmes nuevamente.

Ya en el segundo tiempo, la visita se fue quedando sin nafta. Los avances comandados por Botta comenzaban muy lejos del arco del Tomba y las asociaciones con Mouche poco a poco se diluyeron. San Lorenzo se quedó sin piernas y Biaggio, nuevamente, tardó en hacer los cambios, mientras Gerónimo Poblete se desdoblaba en la mitad de la cancha para relevar a sus compañeros cansados. Recién a falta de diez minutos, el Pampa realizó la primera variante haciendo ingresar a Gabriel Gudiño por Mouche cuando el que estaba para salir era Castro. El conjunto azulgrana perdió aun más profundidad y empezó a resistir los avances del rival para sostener el empate. Pero a falta de dos minutos para el final, Fabricio Angileri sacó un centro desde la izquierda y Gabriel Ávalos le ganó la espalda a Coloccini –su único error en todo el partido- y con un frentazo en el área chica venció a Nicolás Navarro para ganar el partido.

De esta manera, a San Lorenzo se le escapó lo que iba a ser su quinto empate consecutivo en la Superliga y se volvió con las manos vacías de Mendoza. La demora en los cambios le quitó aire y piernas a un equipo que había sido superior a su rival durante gran parte del juego. Tras cinco fechas el ciclón todavía no logró ganar y el puntero ya le sacó una ventaja de nueve puntos. Ahora tendrá dos partidos como local, ante Patronato y Atlético Tucumán, en los que no puede perder puntos si quiere revertir la situación y tener alguna chance de pelear la Superliga.

Share.

About Author

25 Años. Socio Refundador. La pelota siempre a Messi

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!