LA DECADENCIA DEL FÚTBOL ITALIANO

0

Hace poco tiempo recibimos una propuesta de un periodista que buscaba un medio donde escribir sobre la liga búlgara. Primero pensamos que fue un chiste y luego desechamos la posibilidad, no creímos que aquella liga sea ni interesante ni digna de dedicarle tanto tiempo, ya que ningún equipo de ahí había ganado cosas importantes en los últimos años, y los jugadores búlgaros conocidos pueden contarse con los dedos de una mano, y aún así sobrarían. Días después, el Ludogorets eliminó a la Lazio de la Europa League. Sí, el ignoto club búlgaro, con solo 10 años de existencia, le ganó a uno de los poderosos del norte de Italia. Instantáneamente pensamos: ¿Será el surgimiento como potencia de la liga de aquel país del sureste europeo? Hoy, el Atlético de Madrid eliminó al Milan de la Champions, quedando así ningún equipo tano con vida en la competencia. Llegamos a otra conclusión: No, es la decadencia del fútbol italiano.

Tanto a nivel selecciones como a nivel clubes, Italia fue siempre un dominador. Grandes jugadores de esa nacionalidad defendían al país en los mundiales, y jugaban en equipos como el Milan, Inter, Juventus, Lazio o Roma, equipos que además, contaban con un gran poder monetario y se daban el lujo de comprar a los mejores jugadores del mundo. En los 80, quizás el momento de mayor esplendor, pasaron por el Calcio jugadores de la talla de Maradona en Napoli, Platini en la Juventus, Van Basten y  Gullit en Milan, Matthaus y Brehme en Inter,  y Falcao en la Roma: eran los más poderosos y dominaban por completo el ámbito europeo.
Si se mira desde lejos, no parece haber tal decadencia. Desde el nuevo siglo, equipos italianos ganaron la Champions y el Mundial de Clubes en varias ocasiones, brillaron muchos jugadores como Totti, Del Piero, Gatusso o Buffón, y hasta se coronaron campeones del Mundial de Alemania 2006. Sin embargo, al ahondar en su presente y pasado inmediato, se puede ver un fútbol corrompido por los negocios, y que va perdiendo pisada en comparación a otras potencias.
El «Calciopoli», es el nombre con el que se conoce a un período de fraudes arbitrales, estrictamente relacionado con algunos de los equipos más grandes de la Serie A, que se dio durante los años 2005 y 2006. Juventus, Fiorentina, Milan, Lazio y Reggina, mediante sus máximos dirigentes, arreglaron con árbitros para ganar partidos cruciales. La Juve se consagró campeona, pero su título le fue revocado, al igual que el del año anterior, y fue condenado a descender, con 30 puntos de penalización y una deuda de 120 mil euros. La Fiore también descendió, aunque se le restaron 12 puntos, y fue multado con 100 mil euros. Dentro de los que no perdieron la categoría se encuentra el Milan, que sufrió un descuento de 15 puntos, y Lazio, que perdió 30.
Desde la conquista del Inter de la mano de Mourinho, cuando consiguieron la triple corona, no volvió a haber un equipo italiano que haya pisado fuerte en Europa, ni que haya llegado a instancias finales. Para peor, en los últimos años, perdieron un cupo para la fase de grupos de la UEFA Champions League.
¿Cómo fue eso? Los cupos para las competencias internacionales son otorgados según el «Coeficiente UEFA»: estadísticas elaboradas periódicamente con el fin de ordenar por méritos. En esto influyen las últimas 5 temporadas. El funcionamiento es el siguiente: 2 puntos por victoria en competencias internacionales y 1 por empate, sumándose también 3 puntos por llegar a la final y otros objetivos. Esos puntos se dividen por la cantidad de equipos que jugaron la Liga local en esa temporada.
El dato a tener en cuenta es que los partidos de Champions y de Europa League valen lo mismo. Los equipos italianos consiguieron pésimos resultados en la competición más importante, y le restaron mucha importancia a la segunda, presentando equipos suplentes colmados de juveniles. La suma de todo eso terminó con una decisión tomada en 2012 de quitarle un cupo a Italia para sumarle a Alemania.
El Inter no pudo reponerse tras la salida de Mou, y no volvió a conseguir éxitos. Pasaron muchos técnicos, y actualmente no disputó ni siquiera la Europa League. El Milán clasificó a la UCL (y quedó afuera con el Atlético), pero en la corriente Serie A no logra obtener resultados positivos, y tiene un equipo con una jerarquía diminuta en comparación a los que tuvo hace pocos años. Roma, a pesar de tener un presente aceptable en la liga, no gana nada hace muchos años, como su rival, Lazio. Quizás la excepción es la Juventus, que tiene un gran técnico y un equipo respetable en todo el mundo, que salió campeón de 2 ligas, aunque su deuda es plasmarlo en Europa. Todavía tiene tiempo…
A nivel selecciones, la recaída es notable: pasó de ser campeón en 2006 a irse en la primera ronda en Sudáfrica 2010. El técnico actual está intentando revolucionar al seleccionado, queriendo desarrollar un tipo de fútbol completamente diferente del que caracteriza a su país, haciendo hincapié en la posesión del balón y dejando de lado la parte defensiva. Los resultados vienen siendo buenos, pero habrá que demostrarlo en Brasil 2014, ya que llega como candidato por sus 4 conquistas anteriores.
Italia ha sido siempre una de las potencias mundiales en el fútbol, y animó torneos por todo el mundo, por eso esperamos que logre volver a ser lo que supo ser.
Por David Kreimer
Share.

About Author

Estudiante de Historia en la UBA. A veces oficio de periodista. Hincha y socio de Argentinos Juniors.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!