ESTILO Y CONVICCIÓN: TALLERES NO MODIFICA SU IDEA

0

Talleres derrotó por 2-0 a San Lorenzo de Almagro, después de jugar un primer tiempo excelente. Las importantes bajas sufridas no se sintieron.

El conjunto cordobés perdió a piezas importantes de su plantel: Sebastián Palacios emigró a México, Jonathan Menéndez a Independiente y Emanuel Reynoso a Boca. Los dos primeros, extremos de mucha velocidad y desequilibrio en el uno contra el último. El tercero, la gran joya del plantel, encargado de gestionar el juego desde la mitad de la cancha con una zurda de muchas condiciones. Pero aún así, el equipo de Frank Kudelka no se mueve de su idea: posesión, juego asociado y mucho ataque por las bandas. En su plantel aún cuenta con futbolistas de características similares, y también el recambio sigue siendo bueno.

Pablo Guiñazú

Pablo Guiñazú

En el 4-3-3 de la T, hay algunas cosas que son tan importantes como intocables: la figura de los laterales, de gran proyección ofensiva es una de ellas. Leonardo Godoy por derecha y Lucas Olaza por izquierda le dan al equipo buena salida y socios de buen pie. Comienzan a escalar con los interiores y luego saben ser profundos hasta llegar a los extremos. Otra pieza que no varía es la de Pablo Guiñazú como volante central. A sus 39 años, el «Cholo» impresiona. Aún puede ocupar en soledad esa posición. La diferencia física es contrarrestada con ubicación y lectura de la jugada. Además, la garra con la que juega lo convierte en la bandera del equipo; con la pelota sigue siendo útil: nunca la rifa, sabe poner el cuerpo y darle o quitarle revoluciones a la jugada cuando lo pide. El potencial reemplazo de Guiñazú es otro ex Independiente, Fernando Godoy, quien a menudo -ante San Lorenzo, por ejemplo- ocupa el puesto de interior derecho y es el principal responsable de cubrir la espalda al «Cholo» cuando éste sale lejos, aunque pocas veces pierda. Godoy no se caracteriza por su técnica ni tampoco está cerca de ser un organizador, pero le aporta despliegue y recuperación al mediocampo. Sin «Bebelo» Reynoso, gana aún más importancia la figura de Juan Ramírez, volante ofensivo ex Argentinos; mucha velocidad, técnica y verticalidad. Nicolás Giménez, quien supo deslumbrar en Nueva Chicago, también es otra variantes más que interesante para el puesto de interior.

En el ataque, las opciones sobran. Palacios y Menéndez fueron importantes por derecha e izquierda, pero Talleres tiene buenos reemplazantes que pueden cumplir con creces. Mauro Ortíz es un delantero muy veloz y de buena gambeta; fue una de las figuras ante San Lorenzo como extremo derecho. Mientras que el ecuatoriano Joao Rojas, el debutante Cristian Ojeda y el recién llegado Samuel Sosa, pueden ocupar el puesto de extremo izquierdo sin hacer extrañar a Menéndez, que ya en la última etapa del semestre había perdido terreno. Los extremos, sean quienes sean, son importantísimos, ya que le dan la explosión y el vértigo pretendido por Kudelka en los últimos metros. Todos tienen la capacidad de desequilibrar en cualquier momento. Incluso en el área las variantes son buenas y numerosas: hasta el semestre pasado, Junior Arias y Marcelo Torres -cedido desde Boca- han competido por el puesto de centrodelantero, y ahora se les suma el uruguayo Santiago Silva, de vasta experiencia en el fútbol argentino.

Más allá de nombres, esquemas y demás variantes, la convicción en un estilo de juego es fundamental. Talleres puede retocar el once inicial y hacerle ajustes, pero sale a la cancha con la idea de ser protagonista, de tener la pelota e imprimirla a esa tenencia mucha dinámica y juego por las bandas. Se ubica 3° en la Superliga y sueña con la clasificación a la Copa Libertadores 2019.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!