EL DESGASTE DE CORRER SIEMPRE HACIA ATRÁS

0

Por la cercanía entre un partido y otro, el Campeonato Sudamericano Sub-20 es un torneo atípico. En este caso, no es posible saber con total certeza qué relevancia tuvo el estado físico de los dirigidos por Fernando Batista para decidir el once ante Ecuador, en el arranque del hexagonal final. Pero lo cierto es que Manuel Insaurralde y Gonzalo Maroni, dos de los futbolistas de mejor nivel y más asociativos, no fueron de la partida. Aún así, quien si jugó desde el vamos fue Thiago Almada, otro jugador que tiende a unir a sus compañeros a través del pase. Variantes de nombres al márgen, Argentina salió a la cancha con un 4-2-3-1 que liberó al juvenil de Vélez en la mediapunta, mientras que a sus costados estuvieron Pedro De La Vega y Julián Álvarez.

Después de lo que fueron dos partidos muy discretos, cerrados y en los que se priorizó correr el menor riesgo posible, se puede decir que Argentina tuvo sus buenos minutos en el inicio ante Ecuador. A través de la dinámica de sus tres mediapuntas, consiguió instalar la pelota con facilidad en campo contrario. Para eso también fue importante la tarea de Maximiliano Romero -reemplazó a Gaich- en el juego de espaldas. Tal es así que de un foul al ex atacante de Vélez, llegó la apertura del marcador: Thiago Almada ejecutó bajo, al palo del arquero, y un desvío elevó la trayectoria de la pelota. Podía imaginarse que el gol serviría a la Albiceleste para ganar confianza y controlar el juego. Pero nada de eso sucedió.

Ecuador 2-1 Argentina 2019

Así se ubicó el mediocampo Albiceleste ante Ecuador.

Ecuador comprobó su herida y fue con decisión en busca de su rival. Con un repertorio técnico muy amplio, los dirigidos por Jorge Célico arrinconaron a Argentina. Principalmente destacado fue el rol que cumplieron ambos laterales, instalándose con facilidad en campo rival. La posesión amarilla fue agresiva, dinámica; tanto que el doble pivote conformado por Santiago Sosa y Fausto Vera no llegaba a completar los apoyos a tiempo. De La Vega y Almada -cambió de posición con Álvarez- sufrieron el desgaste de correr tanto tiempo hacia atrás, y Argentina, ya con un Romero lejos del nivel del inicio, ya no pudo salir con claridad ni sostener la pelota; se entregó a correr en campo propio, en un clima pesado y con sólo dos días de descanso. Con este contexto de por medio, no extrañó la llegada del empate.

En el complemento, Ecuador continuó siendo el equipo con mayor iniciativa, pero el asedio no fue tan claro. Incluso, Argentina pudo por momentos recuperar y lanzar su contragolpe. Julián Álvarez tuvo en su cabeza la chance de poner el 2-1, pero falló; y cuando más lejos parecían los de Célico de aquellos minutos de calidad, un tiro libre al palo del arquero Manuel Roffo adelantó a la Tricolor. Para peor, la expulsión de Vera complicó aún más las cosas para Argentina, que ya de por sí había jugado a una marcha menos que su rival cuando tuvo la pelota, y sin ella, realizado un gran desgaste. Los ingresos de Gaich, Aníbal Moreno y Facundo Colidio, de poco sirvieron. Ecuador pudo justificar la ventaja en los minutos posteriores, con un gran nivel de su mediapunta Jordan Rebazala. Por su parte, la Albiceleste se fue, una vez más, con la preocupación por no poder mantener un once fijo, ni mucho menos un nivel sostenido por varios minutos.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!