DYBALA CON CRISTIANO

0

Paulo Dybala ha perdido cierto protagonismo en el sistema de Massimiliano Allegri. En las últimas fechas, debido a cuestiones tácticas, el estratega italiano quiere implantar el 4-3-3 que no pudo asentar la campaña pasada. Para ello, la apuesta es Federico Bernardeschi, extremo que abarca campo a lo largo de la banda derecha, ayuda al lateral, ensancha el juego y al jugar a pierna cambiada (es zurdo) traza diagonales para dentro, teniendo así mucha influencia en zonas interiores.

Por su parte, Dybala no es un jugador rápido. Si bien tiene una muy buena arrancada, su velocidad punta en carrera es algo baja para jugar en banda. Sin embargo, en los últimos dos encuentros, fruto de las rotaciones por la Champions, Allegri ha apostado por él. Juventus puede presumir de su versatilidad táctica y de poder jugar con los distintos módulos trabajados en los últimos años, y ahí el argentino gana enteros por haber sido parte de la columna vertebral y clave del funcionamiento de estos esquemas.

En un 3-5-2 o un 4-4-2 por detrás del punta, es donde realmente se pueden apreciar las cualidades de Dybala. Se ubica entre líneas en zonas interiores y supone un apoyo fundamental para Pjanic, el gran encargado de activarle en esa zona.

Juventus ha cambiado respecto la temporada pasada. Ahora es un equipo con mucha dinamita arriba, que machaca más al rival, es más agresivo, pisa más campo contrario, Pjanic toca más balones y tienen dos asesinos del área como son Mario Mandzukic y Cristiano Ronaldo. Ya sea al lado de uno o del otro, Dybala se siente más cómodo que anclado a una banda derecha a la que le gusta apoyar, pero no partir de ahí.

El atacante argentino necesita libertad, bajar a recibir, subir el balón, asociarse con referencias fijas, buscar paredes, en ocasiones romper al espacio, no limitarse en una zona. Dybala es alineado más por función, que por posición, fruto de esta libertad que sí goza cuando se le ubica detrás del nueve y que despliega su abanico de recursos a la hora de hacer daño a defensas muy pobladas, que buscan mucha densidad por dentro, con pases filtrados o su simple lectura del espacio para colocarse, ya resulta un dolor de muelas.

Por tanto, esta campaña Allegri cuenta con un amplio repertorio que puede aupar más su estrategia. Si bien es cierto que ha dejado el pragmatismo a un lado y la gestión de balón ha mejorado, tiene un problema a la hora de gestionar la mejor plantilla juventina desde que inició esta década. Y es que contar con jugadores de tanto nivel, que te dan cosas distintas, es complicado a la hora de gestionar los minutos dentro de un vestuario al que Allegri siempre ha querido tener enchufado. La competencia en el día a día es el rendimiento del domingo.

Por: Adrián G. Domene
(@Ilregista3)

Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

Leave A Reply