DEFENSA PRECARIA Y DORMIDA

0

Racing cayó ante Defensa y Justicia con una irregular actuación. Sin fútbol, pero dominando al rival; sin garantías atrás, pero sin llegadas rivales con peligro. Una mala noche de Musso y una remendada línea defensiva fueron claves para que el Halcón se quede con la victoria. Los de Coudet quedaron distanciados de la posibilidad de ir a la Copa Libertadores 2019.

La visita a Florencio Varela representaba todo un enigma para Racing: sin ¾ de la defensa ideal, Nery Domínguez ni el Pulpo González, era el momento de ver en acción en una prueba real y compleja al recambio del plantel: el resultado fue estrepitosamente negativo. Los centrales (Rodrigo Schlegel y Miguel Barbieri) estuvieron muy lejos de la prestación mínima que dan los titulares desde su llegada a Avellaneda; Iván Pillud y Marcelo Meli cumplieron, pero no se asemejan ni en características a Renzo Saravia y Nery Domínguez; mientras que Martín Ojeda tuvo voluntad y mostró buenas insinuaciones, pero no terminó de gravitar.

Si a ese panorama se le suma una noche imprecisa de Juan Musso, errática de Lisandro López y Lautaro Martínez, amateur de Alexis Soto e irrelevante de Neri Cardozo, el resultado termina mal. Sin embargo, tras la media hora inicial, la Academia tomó las riendas del desarrollo y no las soltó más. Generó situaciones como para empatar, pero todo quedó en vano por las distracciones inocentes de la defensa en los inicios de cada tiempo, algo que se repite en varios encuentros.

Las buenas noticias llegaron de los pies de Ricardo Centurión. El 22 está mucho más lúcido en la toma de decisiones y de definición; el paso por Boca lo hizo un futbolista más completo, no solo un gambeteador. Ahora sus fintas son sólo una cualidad más de su repertorio y se lo ve más cómodo suelto por el frente que encerrado contra la línea y jugando el mano a mano con el marcador rival.

Otro aspecto positivo fue la visión de Eduardo Coudet para encausar al equipo. Los ingresos de Nery y Zaracho le dieron otra calidad de posesión y de circulación a la pelota; más criterioso y pulcra para que construyan los volantes. Además, la entrada de Brian Mansilla (gran pase a Lautaro en la previa del 2-2) le dio otro peso a una banda indolente compuesta por Soto y Ojeda.

La defensa fue una invitación al desborde y con sus desatenciones dejó expuesto a Musso, que volvió a cometer equivocaciones en el mejor momento de Racing. El recambio será una causa a atender en junio, porque la diferencia con los titulares parece muy grande. Con cuatro juegos sin victorias, el partido contra Vasco da Gama tiene una relevancia mayor.

Share.

About Author

Leave A Reply