TRÁMITE Y RESULTADO NO FUERON DE LA MANO

0
Defensa y Justicia necesitaba imperiosamente de un triunfo en su estadio frente a Boca. El equipo local debía reemplazar las bajas de Gastón Togni (lesionado de gravedad) y Nicolás Fernández (suspendido), y para ello mantuvo su habitual sistema 4-3-3 con la presencia de Fernando Márquez como centrodelantero y de Ignacio Aliseda como extremo izquierdo. Por el lado del Xeneize, Gustavo Alfaro decidió darles titularidad a Mauro Zárate y Carlos Tevez juntos por primera vez en su ciclo, ante la baja de Cristian Pavón en ofensiva. Además, Agustín Almendra y Jorman Campuzano acompañaron al indiscutido Iván Marcone en el mediocampo.
En la primera etapa, la superioridad del conjunto dirigido por Sebastián Beccacece fue total. A base de líneas muy altas y una presión realmente asfixiante sobre la salida, el Halcón obligó a Boca a lanzar pelotazos largos con mucha frecuencia. Ante esta situación, los defensores locales siempre estaban atentos y bien ubicados para anticipar a los hombres ofensivos rivales. Ya con la posesión en su poder, Defensa contó con una gran movilidad de sus interiores, sobre todo de un Domingo Blanco que fue la gran figura de la parte inicial, rompiendo hacia adelante y haciéndose cargo de manejar los hilos ante la vigilancia permanente que el equipo visitante ejerció sobre Leonel Miranda. Ciro Rius fue el encargado de brindar amplitud sobre el sector derecho, mientras que en la izquierda esta tarea recayó sobre el lateral Rafael Delgado, para que Aliseda pudiera cerrar su posición y asociarse con Matías Rojas.
En este contexto, la respuesta natural de los de Alfaro fue juntar las líneas y replegarse peligrosamente cerca de Esteban Andrada. No obstante esto no fue suficiente para contener a Defensa, que logró generar ocasiones claras con una gran variedad de recursos. Cuando pudo llegó hasta el área a base de triangulaciones y superioridad numérica en las bandas sobre los laterales de Boca, y varias veces apeló a la muy buena pegada de afuera de jugadores como Blanco y Rojas, que hicieron lucir a Esteban Andrada, quien fue la explicación principal del 0-0 parcial.
En el segundo tiempo los de Varela continuaron con su dominio, pero les costó más traducirlo en situaciones de riesgo. Carlos Tevez, el mejor jugador de campo que tuvo el Xeneize, marcó el único gol del encuentro con un remate que se le escurrió entre las manos a Ezequiel Unsain, luego de una buena conducción de Campuzano. Beccacece movió fichas mandando a la cancha a Alexis Castro en lugar de Julio González para sumar un hombre más al mediocampo, de manera que el mencionado Miranda, Alexander Barboza y Lisandro Martínez defendieron mano a mano ante los tres delanteros de Boca el resto del partido. Posteriormente también se retiró de la cancha Rojas, y la frescura de mitad de cancha hacia adelante disminuyó considerablemente. Ante la falta de claridad Defensa terminó llenando el área de centros, pero el solitario Márquez estuvo siempre en desventaja para ganarles a los centrales por esa vía. El resultado terminó siendo injusto por cómo se dio el trámite, y castigó por demás a un equipo cuyo mayor defecto fue la ineficacia.
Share.

About Author

Leave A Reply