CON EL PIE DERECHO

1

Gabriel Heinze inició su etapa como entrenador de Vélez Sarsfield con un triunfo como visitante, 1-0 ante Defensa y Justicia.

Había mucha expectativa por ver al equipo de Gabriel Heinze, luego de que en su paso al frente de Argentinos Juniors en la B Nacional, deslumbre por su fútbol ofensivo y dinámico. Además, el conjunto de Liniers se reforzó con nombres muy interesantes, por lo que hay motivos suficientes para seguir la campaña del Fortín.

En la reanudación de la Superliga, Vélez visitó a un buen equipo como lo es Defensa y Justicia, que a pesar de tener varios entrenadores en los últimos años, siempre ha apostado por un fútbol de juego asociado y mucho protagonismo. La principal ausencia para el Fortin fue la de Mauro Zárate. Se anticipaba un duelo con estilos similares, y así fue: un primer tiempo de presión contra presión, donde ambos buscaban asfixiar al rival, no dejarlo pensar. Una vez se hacían con la posesión, los dos equipos intentaban bajarle un ritmo al partido y lograr una buena circulación. Aún así, la intensidad con la que ambos defendieron no ayudó al espectáculo, se observaron muchos errores en la tenencia y a ambos les costaba progresar hasta las áreas.

En el 4-3-3 que dispuso Heinze, Lucas Robertone fue el interior que más se soltaba para recibir unos metros más adelante, mientras que los extremos jugaron a pierna cambiada para potenciar el juego interior y el uno contra uno ante los laterales en el vértice del área. Pero la apertura del marcador llegó por una buena proyección del lateral derecho Hernán De La Fuente que terminó en penal convertido por Luis Amarilla. En un duelo de tanta paridad, golpear primero fue una gran noticia para Vélez.

Sin embargo, el segundo tiempo de Liniers fue para el olvido. Quizás por el desgaste mental y físico que generaban los duelos de presión vs presión, quizás porque se trata del primer partido oficial y aún hay muchas cosas por corregir, pero lo cierto es que Defensa y Justicia manejó la pelota con comodidad desde el primer minuto. Vélez se defendió mucho más cerca de su área, pero no lo hizo bien: los locales tuvieron muchísimas oportunidades de gol; y eso, a pesar de que la zaga central compuesta por Joaquín Laso y Marco Torsiglieri se mantuvo firme dentro de sus posibilidades, pero se veían sobrepasados al llegar Defensa con mucha gente. César Rigamonti fue la figura del partido, con atajadas claves, y eso es algo que seguro Heinze no querrá que vuelva a suceder. Por ende, deberá trabajar para profundizar lo hecho en la primera mitad.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

1 comentario

  1. Pingback: Cuando el problema es la eficacia

Leave A Reply