CUMPLIR LAS EXPECTATIVAS

0

La Selección de Croacia tiene material para rendir mejor de lo que lo hace. Si Real Madrid disfruta de Luka Modric y el Barcelona de Ivan Rakitic, es tarea del entrenador Zlatko Dalić crear un equipo que aspire a soñar con pisar fuerte en cualquier competición. Sin embargo, ya desde hace años, las expectativas generadas no se corresponden con los resultados. Croacia se fue en primera ronda de Brasil 2014 y apenas avanzó hasta Octavos en la Eurocopa 2016. No obstante, no son los resultados sino el funcionamiento lo que más preocupa. Con un once formado en su totalidad por jugadores que actúan en importantes equipos de Europa, los croatas dejaron dudas en todo el camino de Eliminatorias, siendo incluso segundos de Islandia -rival en el grupo- y metiéndose en Rusia vía repechaje ante Grecia.

¿Qué es lo que acaba por fallar? ¿Por qué Croacia no logra plasmar un buen funcionamiento a pesar de Modric, Rakitic y demás variantes de calidad? Una posible respuesta puede ser la falta de recursos en sus jugadores de banda. Mario Mandzukic, Andrej Kramaric, Ivan Perisic y Ante Rebic son futbolistas de jerarquía comprobada, pero no han sabido ser el eslabón posterior que de continuidad a las jugadas iniciadas en Modric o Rakitic. Dalic ha revitalizado esa línea ofensiva en la recta final de las eliminatorias, al incluir al futbolista del Real Madrid como mediapunta. No obstante, Modric siempre acaba por retroceder un escalón. Si los gigantes españoles cuentan en sus planteles con variantes para crear líneas de pase, asentarse en campo rival -es decir, gestar un buen ataque posicional- Croacia sólo encuentra en sus bandas futbolistas de velocidad, que requieren de metros para poder marcar diferencias.

Porque cabe destacar, los problemas croatas no están en la última línea. Allí sus piezas también son de calidad, y el reparto de espacios sin pelota suele ser correcto. Pero a la hora de buscar el gol, las variantes pasan sin encontrar solución. ¿Quienes deben jugar por delante de Rakitic y Modric para encargarse de agilizar la jugada? Hasta acá, una pregunta sin respuesta clara que a lo sumo, puede invitar a Dalic a una certeza: con tantos problemas para abrir a la defensa rival en ataque posicional, no sería descabellado buscar dos alternativas: por un lado, una presión adelantada que le permita recuperar arriba y lograr posición de remate sin tanta elaboración; por otro, el repliegue que le de la oportunidad de contraatacar con la velocidad de sus atacantes al espacio. Aunque, está claro, apostar por la segunda opción suena desafortunado si se tiene a dos de los mejores volantes de posesión en el fútbol mundial.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply