ERIKSEN TAMBIÉN QUIERE EL CONTROL

0

Croacia no ha brillado, pero logró la clasificación a Octavos de Final con puntaje ideal. Han sido tres triunfos diferentes desde planteo e intérpretes, aunque con similitudes en las propuestas generales. La principal virtud croata ha sido ordenarse para no sufrir, arriesgar incluso un punto menos de lo necesario, y oler sangre para profundizar las heridas rivales. En los tres partidos disputados, los dirigidos por Zlatko Dalić aprovecharon las inseguridades y errores de sus rivales: gol en contra de Oghenekaro Etebo abrió el partido ante Nigeria, error de Wilfredo Caballero sacó de partido a Argentina, y el apuro islandés por conseguir la clasificación fue suficiente para encontrar espacios y lastimar. Luego de ponerse en ventaja, Croacia supo mantener el control de cada trámite.

El papel que juegan Luka Modric e Ivan Rakitic es fundamental para mantener siempre la cordura. Con pelota, Croacia descansa, ralentiza y finaliza las jugadas. No ataca con demasiada gente y muchas veces opta por el juego directo para hacer valer su buena estatura. Sin balón, hay repliegue coherente por la poca distancia entre líneas. Es decir que el objetivo es mantener las cosas bajo control; evitar momentos favorables al rival, aunque eso cueste encontrar pocos caminos para llegar al arco rival. Desde esa premisa, Croacia ha logrado imponerse, pero en Octavos de Final, ante Dinamarca, puede que el trámite le pida algunas cosas más.

A Dinamarca no la desvela tener mucho la pelota. Los números indican que perdió la posesión ante sus tres rivales (Perú, Australia y Francia) e incluso pateó menos al arco en cada encuentro, pero en todos ellos se llevó al menos un punto. Los dirigidos por Åge Hareide repliegan y resisten. No puede afirmarse que sean demasiado buenos en eso, porque sudamericanos y oceánicos hicieron intervenir con frecuencia al arquero Kasper Schmeichel. Lo que sí resulta claro es que cuanto más pueda aparecen Christian Eriksen, más chances tendrá Dinamarca de frenar al rival. El de Tottenham fue muy importante en aquella primera fecha ante Perú: sacó al equipo del agobio, le bajó revoluciones al partido, y hasta comandó un contraataque que valió el gol del triunfo. Pero ante Australia, el elegante diestro pesó poco, y los ladrillos de la casa estuvieron menos firmes que nunca.

El repliegue danés puede invitar son sutileza a que Croacia se aleje de su libreto simple y práctico. Necesitar profundidad en sus laterales y a Rakitic cerca de la frontal para recuperar rápido y volver a atacar, puede significar un riesgo que hasta el momento, los de Dalic no tomaron, en parte porque tampoco lo necesitaron para ponerse en ventaja. La diestra de Eriksen, el despliegue de Yussuf Poulsen y sobre todo, la velocidad de Pione Sisto, pueden convertirse en un dolor de cabeza impensado para las aspiraciones croatas. Pero para eso, Dinamarca también deberá tomar nota y fortalecer su repliegue, porque si Modric y compañía logran abrir el marcador, será muy difícil poder robarles el control y el pase a Cuartos de Final.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply