VOLVIÓ A LAS FUENTES, Y A LA VICTORIA

0

Para visitar a Colón de Santa Fe, Ariel Holan decidió volver a las fuentes: 4-2-3-1, con el debut de Jonathan Menéndez como extremo izquierdo.

Después de algunos intentos o adaptaciones a los rivales, Independiente volvió al esquema que utilizó en la mayoría de los encuentros del segundo semestre en 2017; no jugó un partido brillante, pero se llevó los tres puntos de una cancha difícil. Buscó siempre ser protagonista, como suele acostumbrar, y lo hizo con mayor naturalidad, menos improvisación. En la primera mitad su posesión se asimiló más a la de hace unos meses, pero el equipo estuvo errático en el último pase y no llegaba a materializar el dominio en situaciones de peligro; además, en algunas situaciones quedó mal parado en defensa. El retroceso no era el indicado y Colón pudo sacar ventaja, pero luego de algunos minutos, el equipo fue más paciente en la tenencia y dejó de perder la pelota en zonas y momentos contraproducentes.

En el segundo tiempo Independiente jugó cada vez más cerca del arco rival. Colón replegó líneas, el Rojo movía la pelota y buscaba la profundidad con aceptable paciencia. Esos planteos y momentos del partido hicieron posible la apertura del marcador desde los doce pasos, y a partir de allí, el equipo de Ariel Holan no supo administrar la ventaja. Entregó pelota y espacio, se replegó en excesos. Aún así, se quedó con los tres puntos porque contó con la efectividad que extrañó ante Rosario Central y un dominio organizado, prolongado, que no tuvo ante Estudiantes de La Plata.

En lo que respecta a actuaciones individuales, Alan Franco regresó de la lesión y fue figura, dando solidez en cada momento; Juan Sánchez Miño aportó por izquierda en ataque, aunque falló mucho en la resolución. El nivel del lateral de turno mejora cuando hay un extremo claro por delante. Esta vez fue el debutante Jonathan Menéndez, a quien le cometieron el penal. El jugador proveniente de Talleres posee mucho desequilibrio individual; a diferencia de Ezequiel Barco -a quien en los planes, debe reemplazar- no interviene tanto en la creación de la jugada, pero promete ser más determinante en los últimos metros. Ante esta situación, y con el agregado de que el doble cinco Diego Rodríguez – Nicolás Domingo da garantías defensivas pero no aporta demasiado por delante de mitad de cancha, Holan deberá pensar cómo hacer para que no cargar demasiadas responsabilidades en Maximiliano Meza, quien volvió a alternar buenas y malas en la conducción, y terminó el partido como extremo por derecha de un 4-3-3 que contó con otro debut: Fernando Gaibor entró como interior izquierda, mostró algunas detalles de su técnica y dejó algunos interrogantes que ya estaban sobre su capacidad para sumar sin pelota.

Tres puntos que permiten volver al triunfo, así como enfocarse en la Recopa ante Gremio con mayor tranquilidad y confianza. Para dicho encuentro, no se podrá contar con “Torito” Rodríguez por acumulación de tarjetas; Holan tiene opciones pero deberá analizar demasiados factores para lograr un óptimo equilibrio. ¿Alcanza con la fluidez ofensiva? ¿Qué piezas pueden potenciarlo? ¿Qué formas hay de apostar a esa mejora sin romper las garantías defensivas existentes? Quizás el 4-3-3 con el que terminó ante Colón -con Jonas Gutiérrez y Gaibor por delante de Domingo y detrás de tres atacantes definidos sea un indicio- de lo que se pretende para la primera final.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply