CONTE Y UN PARTIDO DE POCAS JUGADAS

0

Chelsea y Barcelona igualaron 1-1 en el partido de Ida correspondiente a los Octavos de Final de la Champions League. El plan de Antonio Conte se ejecutó de gran manera, pero un error defensivo le permitió a Lionel Messi poner el empate.

Así se ordenó Chelsea para llevar a cabo su plan. La posición de Pedro (11) fue clave para bloquear la zona central.

Así se ordenó Chelsea para llevar a cabo su plan. La posición de Pedro (11) fue clave para bloquear la zona central.

El entrenador italiano regresó al esquema que lo llevó a conquistar la Premier League en la temporada 2016/17: tres centrales, dos carrileros, dos volantes centrales y tres delanteros. Pero hubo ciertos movimientos que se ejecutaron en función de llevar adelante un plan con mucho sentido. Chelsea salió a Stamford Bridge con la intención de que en el partido pasaran pocas cosas. Achicó espacios, juntó sus líneas, hizo borrosas las conexiones de Lionel Messi y no le permitió a Luis Suárez realizar desmarques de profundidad. Por eso Barcelona, más allá de un buen lapso en la primera mitad, no logró estar cómodo con la pelota en campo rival. Se repitió en pases horizontales comandados por Sergio Busquets; pases que, en otro contexto, son en primer caso de control. Pero esta vez sólo fueron eso. Barcelona se quedó en dominio de la pelota pero no logró que sus ataques ganen altura ante la gran muralla de hombres que alineó Conte. Lo que intentó Messi para contrarrestar esto fue alejarse de esa zona -cayó más a banda derecha-, retrasando su posición para recibir con la cancha de frente. Pero el trabajo de los locales ante los posibles receptores de Leo gozó de buena concentración y un elemento físico brillante como N’Golo Kanté. La zona central blue, además, contó con un gran aporte defensivo de Pedro, quien cerraba su posición Barcelona no ganara superioridad numérica por dentro al retrasar Messi un escalón en el campo.

La segunda parte del plan se basaba en una rápida transición ofensiva. Cuando recuperaba, Chelsea buscaba rápido a su jugador más adelantado, Eden Hazard, o al brasileño Willian. Ambos estuvieron muy finos en el control de la pelota y el ataque a los espacios. El contexto -un rival adelantado- les ayudaba. Intimidaron al Barcelona en las pocas oportunidades que tuvieron, y eso aumentó aún más la frustración culé, que pasó de tener el control ha comprobar que el partido se estaba dando como quería Conte.

Chelsea reflejó la eficacia de su plan con la apertura del marcador, pero en un momento determinante de la serie, un error en salida le regaló el empate a Lionel Messi. Aún así, ya confirmó que puede competir y hasta incomodar a Ernesto Valverde, aunque en Camp Nou, necesitará que pase alguna cosa más en el partido, ya que está obligado a convertir. Por su parte, Barcelona tendrá que trabajar en cómo mejorar en la circulación de la pelota, mejorar la rapidez a la que se mueva la pelota. Un punto débil volvió a ser el interior derecho; antes André Gomes y Coutinho, esta vez el confundido fue Paulinho, quien no supo qué zonas pisar en función de las necesidades del equipo y apenas dio 38 pases; Busquets (139), Rakitic (120) e Iniesta (98) hasta triplicaron esa cantidad. No explotar el potencial de una pieza, ante un gran sistema defensivo como el que ideó Conte, significa competir en cierta desventaja.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!