ARTHUR CONTRA LA RESISTENCIA VENEZOLANA

0

Brasil no pudo pasar del 0-0 frente a una férrea Venezuela en el segundo encuentro de ambos en esta Copa América. El conjunto dirigido por Tité buscó el gol hasta el final, pero los de Rafael Dudamel resistieron la embestida a puro orden.

Arthur Melo ingresó al once inicial en lugar de Fernandinho para romper el plano doble pivote. Su constante movilidad para recibir libre a distintas alturas y la capacidad para romper líneas tanto con pases como con conducciones por dentro, lo convirtieron en el mejor futbolista de Brasil. Se hizo cargo de la creación de juego del equipo y en todo momento buscó juntarlo desde la pelota. Claro que todo lo bueno que hizo no fue aprovechado por sus compañeros, sobre todo los que jugaron de mitad de cancha hacia adelante, ya que ninguno de ellos tuvo una noche demasiado lúcida. Roberto Firmino todavía luce lejos de su mejor forma; Philippe Coutinho nunca encontró las zonas indicadas para lastimar y volvió a parecerse al futbolista irresoluto del Barcelona; David Neres y Richarlison nunca lograron desequilibrar por fuera. El equipo de Tité llegó fácilmente a la zona de tres cuartos, pero careció de la precisión en espacios reducidos necesaria para imponerse entre tanta pierna rival.

Por su parte, Venezuela mostró una concentración y una tenacidad táctica que años atrás resultaban impensadas. En el primer tiempo la postura fue cautelosa pero hubo lugar para intentar algún contragolpe. De hecho, el solitario Salomón Rondón tuvo un cabezazo que pasó a centímetros del palo derecho de Allison. Sin embargo, en la segunda etapa la Vinotinto renunció a cualquier posibilidad de marcar y, con las líneas de su 4-5-1 bien juntas, se dedicó exclusivamente a neutralizar a su rival. Y lo cierto es que lo logró, porque pese al dominio territorial de Brasil, el arquero Wuilker Faríñez no fue forzado a realizar demasiadas atajadas milagrosas. La gran figura del encuentro fue el defensor central Yordan Osorio, que se mostró muy atento por arriba y por abajo frustrando cada embate ofensivo rival con la ayuda de su compañero de zaga Mikel Villanueva.

Sobre el final, Brasil pudo encontrar algunos espacios a través de la capacidad de desequilibrio individual de Everton, que en los pocos minutos que jugó ofreció un rendimiento bastante superior al de Neres y Richarlison. Considerando que también había marcado un verdadero golazo en su ingreso ante Bolivia, no sería una sorpresa que Tité lo incluya desde el arranque en el último partido del grupo frente a Perú, ya que la Verdeamarelha estará obligada a ganar si quiere asegurarse el primer lugar del grupo.

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!