APARECIERON LAS FIGURAS

0

Sin una gran actuación colectiva pero con un Cristian Pavón imparable y muy buenas apariciones de Emanuel Reynoso y Ramón Ábila, a Boca le alcanzó para ser superior a Newell’s y lo venció 3-1 en La Bombonera. El Xeneize necesitaba esta victoria luego de dos derrotas y prácticamente se aseguró el título a tres fechas del final de la Superliga.

Ante las bajas de Wilmar Barrios y Pablo Pérez, Guillermo Barros Schelotto decidió cambiar el esquema y apostar por un 4-2-3-1, con Sebastián Pérez y Nahitán Nández de doble cinco para suplir la dinámica del volante central cafetero. Reynoso esta vez se paró como extremo derecho, Pavón fue a la izquierda y Carlos Tevez jugó como mediapunta por detrás de Ábila.

A pesar de que Omar De Felippe utilizó una formación cautelosa con Daniel Opazo como único hombre de punta, Newell’s sorprendió y manejó bastante tiempo la pelota comparado a lo que lo suelen hacer los rivales en La Bombonera. Intentaba tapar al colombiano Pérez y dejarle la pelota a Santiago Vergini y Lisandro Magallán, quienes cometieron algunos errores en la salida. El equipo tocaba bien y por momentos lograba ganarle el medio al local y generarle peligro. Boca, por su parte, también jugaba por abajo pero estaba impreciso. Pocas veces logró filtrarle pases a Tevez por detrás de los volantes centrales.

Con el correr de los minutos, el mediocampo xeneize se afirmó y Boca empezó a dominar mucho más el partido. Logró salir jugando bien algunas veces desde el fondo e hilvanar buenas jugadas colectivas. Las mejores venían cuando se asociaban Leonardo Jara y Reynoso, quien generó riesgo con sus pases en profundidad. Además, Ábila estaba pivoteando muy bien, permitiendo que se sumara más gente a los ataques. En la otra banda, Pavón empezó a influir más y en su segundo desborde, le sirvió el gol a Wanchope en una gran jugada individual. Unos minutos después, el ex Huracán marcó su primer doblete en el club gracias a otra combinación entre Jara y Reynoso. El equipo concretó las primeras chances que tuvo demostrando una gran contundencia, pero no tuvo tiempo para festejar ya que Newell’s descontó rápidamente a través de Fertoli, quien le ganó la espalda a Magallán luego de una notable asistencia de Victor Figueroa.

Para el segundo tiempo, Guillermo tomó nota de que Newell’s atacaba casi siempre por la banda izquierda a través de Figueroa, y movió a Nández a la derecha, pasando a un 4-3-1-2. Pérez quedó como único cinco y Reynoso jugó más centralizado, lo que le permitió tener más contacto con la pelota y aprovechar los espacios que empezó a dejar el visitante. De Felippe hizo cambios ofensivos para ir a buscarlo, pero siguió teniendo poco peso en el área. Los cambios posicionales sirvieron a Boca, ya que Sebastián Pérez no sufrió a pesar de quedar solo en el medio, Nández hizo un gran desgaste y Reynoso y Pavón empezaron a juntarse más. Era cuestión de tiempo para que llegara el 3-1, que terminó viniendo gracias a una nueva genialidad de Pavón. El N°7 reguló bastante ya que no estaba al 100% en lo físico pero cada vez que aceleró, rompió la defensa rival.

La Lepra inquietaba poco y la defensa local se fue afirmando, por lo que el resultado parecía sentenciado. Guillermo decidió cuidar a Pavón y a Tevez de cara al choque con Palmeiras. El esquema pasó a ser un 4-4-1-1 con Julio Buffarini por primera vez jugando de volante por derecha y teniendo una buena actuación, y Reynoso más suelto. El Xeneize seguía teniendo espacios, pero no pudo aumentar la ventaja y en los últimos minutos se replegó, rechazando sin ningún tipo de problema los centros que caían sobre el área de Agustín Rossi.

La victoria era fundamental para cortar la racha negativa y para asegurar la Superliga, permitiendo depositar todas las energías en la Libertadores. Aunque no tuvo una actuación que quedará en la historia, Boca recuperó algunas buenas sensaciones y ganó merecidamente. Pavón y Reynoso volvieron a brillar, pero la noticia más positiva fue la de Wanchope, ya que necesitaba tener una noche así en el club para sumar confianza. Además, se destaca la vuelta al equipo de Sebastián Pérez, quien cumplió y puede ser una pieza importante si suma ritmo. En lo negativo quedó el aspecto defensivo, ya que el fondo volvió a dejar muchas dudas; y también el bajo rendimiento de Tevez. El miércoles se viene un duelo fundamental ante Palmeiras y Guillermo tendrá un lindo desafío para armar el equipo, ya que deberá modificar el mediocampo si quiere incluir a Pablo Pérez.

Share.

About Author

Leave A Reply