BUSCA VARIANTES

0

El buen nivel de Cristian Pavón, la aparición de Jorman Campuzano y un buen rato con esquema nuevo, fueron las principales novedades para Boca en el triunfo por 3-1 ante Godoy Cruz. Con el esquema e intérpretes habituales, Boca tomó las cosas donde las había dejado y comenzó ganando rápidamente con un gol de Ramón Ábila. A esta altura, una gran diferencia con respecto al ciclo anterior es la influencia de la pelota parada en el juego. A partir de ahí, la lluvia comenzó a anegar el campo de juego y las imprecisiones fueron una constante. Sin fluidez en el terreno de juego, el partido entró en una meseta.  Sólo algunos chispazos de Emanuel Reynoso o de Carlos Tevez lograron sacar al partido del letargo. El campo de juego atentó, además, contra la rodilla de Reynoso, quien debió ser reemplazado.

El ingreso de Nahitan Nandez trajo a Boca una vieja costumbre: el 4-3-3. Campuzano como volante tapón, Nández y Almendra a sus costados; Tevez enlace, Pavón extremo por las bandas y Ábila centrodelantero. Sin dudas, el gran beneficiado fue Pavón, que sin el recorrido obligado en la banda pudo ser decisivo en los metros finales, donde explota al máximo sus virtudes. Un gran pase de Marcelo Weigandt puso a correr al cordobés, que asistió a Ábila para reeditar una jugada habitual del ciclo anterior. 

Por otro lado, Campuzano también se sintió cómodo en el partido. Ya en sus primeras apariciones, como ladero de Iván Marcone, como volante central. Los primeros partidos como ladero de Iván Marcone mostraron sus buenas credenciales para el pase, pero sin demasiada capacidad para romper líneas, lo que trajo dudas sobre si podía ocupar la posición de volante interno. Ante la necesidad de darle descanso al ex Arsenal, el colombiano se hizo patrón del mediocampo: cortó y distribuyó con una gran efectividad y prestancia que lo transformó en un punto alto.

Los goles de Richard Prieto y Mauro Zárate, de tiro libre y reafirmando su gran estado de forma, firmaron el resultado final. Alfaro, ante la lesión de Reynoso y la ida de Almendra al Mundial Sub-20, verá debilitada la zona del mediocampo, por lo que de cara a lo que viene, no sorprendería que intente activar nuevas piezas como Nicolás Capaldo. La otra opción implica aferrarse al 4-3-3 que reapareció en los complementos ante Central y Godoy Cruz, con Villa y Pavón como extremos.

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!