RÁFAGA CONTUNDENTE

0

Con la efectividad de los equipos con gran jerarquía, Boca derrotó por 3-0 a Deportes Tolima en la segunda fecha de la Copa Libertadores. Tras un primer tiempo sin luces y muchas imprecisiones, la actitud cambió radicalmente y el equipo de Alfaro pudo imponer condiciones.

La convincente actuación ante San Lorenzo le dio a Alfaro varias pautas sobre la formación ideal de este nuevo Boca. Sin Emanuel Reynoso con alguna molestia física, el 4-4-2 flexible y lógico quedó resquebrajado ante la ausencia de otro volante con características mixtas y de juego. Apelando a los nombres rutilantes, Mauro Zárate se ubicó como extremo por izquierda y Carlos Tevez como mediapunta detrás del goleador Darío Benedetto. A simple vista, el 4-4-2 mutaba a un 4-2-4, generando un campo demasiado amplio a los costados del doble cinco conformado por Nahitan Nandez e Iván Marcone.

Con las líneas separadas y sin conexión entre los jugadores, Boca entró en una nebulosa que Tolima aprovechó casi a la perfección. El Xeneize sólo logró hilvanar alguna buena seguidilla de toques cuando Benedetto brindó apoyos para que los volantes y los extremos pudieran generar uno contra uno en sus puestos. Mientras tanto, el triángulo del mediocampo colombiano superó en número al mediocampo xeneize, y sin el retroceso idóneo de Sebastián Villa y de Mauro Zárate, las bandas fueron una vía de ataque importante para Tolima: con los desbordes Luis González y Omar Albornoz, la visita generó peligro en el arco de Boca, incluso con un remate que se estrelló en el travesaño y generó estupor en La Bombonera.

El inconexo equipo de la primera etapa sufrió un cambio radical en cuanto a actitud y tuvo otra convicción para encarar el partido en el complemento. Boca no tuvo cambios posicionales, pero pudo adelantar su bloque y empujar a Tolima contra su arco. Una pelota parada bien manejada por Zárate sirvió para abrir el marcador y darle al local la tranquilidad que necesitaba. Ya en ventaja, pudo profundizar su buen momento, principalmente con ataque por las bandas. Tanto Julio Buffarini como Emanuel Mas -en franco ascenso en su nivel- fueron vitales para abrir espacios, tanto por carriles internos como externos. Un buen centro del lateral zurdo culminó en el gol de Benedetto, gran figura del partido. Luego, tras una contra fulminante, Zárate puso cifras definitivas en una ráfaga de 15 minutos que le permitió a Boca definir un partido que si bien terminó en triunfo vital, no debe obnubilar a nadie. El primer tiempo, con cuatro delanteros casi estáticos y en posiciones poco idóneas, no es el camino conveniente para el equipo de Alfaro, ya que pierde sorpresa y deja muchos espacios que el tándem Marcone-Nandez no llega a cubrir. Para evitar esto, puede que el entrenador deba priorizar funcionalidad en desmedro de nombre propio, aunque varios de estos últimos suenen tentadores.

Por: Diego_Salgado6

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!