EL BOCA DE ALFARO

0

La incertidumbre de los rendimientos dispares de Boca, entre cambios de nombres y de esquema, era apaciguada por los buenos resultados. “Cuando ganas, es más fácil trabajar”, dice algún viejo axioma del fútbol. En este contexto, Boca goleó a San Lorenzo con una actuación excelente de punta a punta, sin demasiadas fisuras. La mano del Gustavo Alfaro de Huracán se hizo presente en su máxima expresión: equilibrio, buenas asociaciones en corto y en largo y, sobre todo, la efectividad, fueron los puntales de este gran triunfo xeneize.

El tempranero gol de Mauro Zárate con un remate formidable de media distancia abrió el camino y asomó como el golpe de nocaut. San Lorenzo hizo culto de la tenencia de la pelota, tanto que en el primer tiempo tuvo el 63% de posesión. La cuestión es: ¿De qué sirve una posesión sin cambio de ritmo? El Ciclón nunca pareció tener la convicción para darle una marcha más al ataque. Con el partido planteado de esta forma, Boca adoptó un 4-4-2 clásico, replegado en su campo, para dejar que San Lorenzo tuviera la pelota y taparle los espacios para progresar.

Con un Emanuel Reynoso encendido, los momentos de ataque de Boca siempre fueron con claridad. El déficit de San Lorenzo en varias salidas permitió al conjunto de Alfaro llegar a posición de gol casi sin proponérselo, como en una ocasión fallada por Ramón Ábila ante un Monetti que asomaba vencido. El conjunto azulgrana tan solo pudo llegar al arco defendido por Esteban Andrada con un cabezazo de Nicolás Reniero que dio en el travesaño.

Las características de uno y otro se profundizaron en el complemento, solo que Boca salió más decidido a tomar las riendas del juego y no permitirle a San Lorenzo progresar en el terreno. El tándem Buffarini-Villa generó muchos desbordes por la derecha, Nández rompió líneas para llegar a posición de gol, Marcone relevó a todos, y Reynoso tuvo libertad para jugar. San Lorenzo nunca encontró la rebeldía y Boca, con dos habilitaciones de «Bebelo», sentenció a su rival con solvencia en la que fue su mejor actuación del semestre. Por primera vez en la Era Alfaro, Boca pudo sostener el nivel a lo largo de 90 minutos y casi sin fisuras; un ideal de lo que pretende el flamante entrenador: compacto, asociativo y efectivo.

Por: @Diego_Salgado6

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!