LO GANÓ POR INSISTENCIA

0

Boca venció por 2-1 a Tigre en La Bombonera en un partido que se presentó mucho más difícil de lo esperado. El Xeneize no desplegó un gran juego, pero terminó logrando la victoria sobre la hora gracias a su empuje e insistencia.

A pesar de que en la semana enfrentará a River por la Supercopa Argentina, Guillermo Barros Schelotto utilizó a todos los titulares. Además, contó con la vuelta de su capitán Pablo Pérez, quien ingresó por Emanuel Reynoso. Por su parte, Cristian Ledesma dispuso de un 4-2-3-1 con Denis Stracqualursi como único punta, y apostó por cuidar la pelota y salir jugando para que Boca tuviera menos chances. Cuando la perdía, replegaba rápido y los once jugadores se ponían detrás de mitad de cancha.

Sin embargo, en los primeros minutos el local logró ser muy superior y llegar al arco rival. Su juego era muy fluido: Pérez como eje, hacía jugar al resto y filtraba pelotas para Carlos Tevez (terminó la mayoría mal), Wilmar Barrios quitaba rápido, Cristian Pavón tenía espacios para desbordar, los laterales apoyaban y mucha gente llegaba al área. Pero el equipo no aprovechó las chances que tuvo y con el paso del partido, se cayó y empezó a ser más impreciso. Además, Tigre lograba salir rápido con Matías Pérez García y Lucas Janson y como los interiores de Boca subían mucho y volvían lento (en especial Nahitán Nández), Barrios quedaba solo, con los centrales lejos. El visitante ejecutó muy bien el plan inteligente de Ledesma. Boca fue frustrándose; le faltaba movilidad para quebrar a un adversario demasiado compacto. Pérez se contagió del resto, Edwin Cardona estaba errático y Tevez empezó a retroceder unos metros para participar más, pero encima de que no tuvo una buena tarde, el equipo quedaba sin peso en el área.

Luego de algunos minutos en el segundo tiempo en los que todo siguió igual, Boca demostró mucha actitud para ganarlo y fue adelantándose cada vez más en el campo. Tigre no pudo mantener la intensidad y empezó a jugar cerca del arco de Julio Chiarini. Cardona desequilibraba por la izquierda, Nández empezó a pesar más y Leonardo Jara y Frank Fabra jugaban prácticamente en campo rival, abriendo la cancha y generando superioridad numérica. Pero el sostén de Boca era Barrios: el colombiano parecía estar en todos lados, robando siempre la pelota y además entregando bien. De todas formas, se seguía sintiendo la falta de un nueve. Cardona pasó a jugar de enganche y Pavón por la izquierda; Ambos serían fundamentales: cuando el conjunto de Guillermo perdió profundidad y se mostraba acelerado, el primero convirtió un penal que se generó gracias a la velocidad del segundo, dándole tranquilidad al Xeneize.

Lógicamente el partido cambió, ya el visitante pasó a ser quien tenía la responsabilidad y empezó a adelantarse. Entraron Carlos Luna e Iván Bolaño para tener más peso ofensivo, y en Boca ingresó Bebelo Reynoso -no entró mucho en juego- para manejar mejor la pelota. El local jugaba tranquilo, sabiendo que su rival dejaba espacios que se podían aprovechar con la velocidad de Pavón. Cardona y Nández pudieron liquidarlo y el partido parecía terminarse porque Tigre era demasiado inofensivo, pero en la primera que llegó, recién a los 43 minutos del segundo tiempo, Matías Pérez Acuña remató fortísimo y venció a Agustín Rossi.

Boca fue con todo a buscar la victoria, y los últimos cinco minutos fueron muy dramáticos. En la última jugada, un imperial Wilmar Barrios ganó una pelota dividida y asistió a Ramón Ábila, que había ingresado antes del empate por Tevez. Wanchope no tuvo el egoísmo que suelen tener los goleadores y buscó a Jara, que entró como centrodelantero y tuvo un premio muy merecido, poniendo el 2-1 y desatando la locura en La Bombonera.

Una vez más, Boca logró la victoria. La vuelta al mejor nivel de Barrios fue la noticia más destacada, aunque se deberán sumar recursos para tener más profundidad en ataque, además de mejorar el retroceso de los volantes. Sin embargo, el gran mérito del equipo es que en contextos muy distintos, y a veces sin jugar bien, casi siempre gana. En este caso cambió la floja actitud que había mostrado ante Argentinos y cuando se le complicó, sacó de adentro ese empuje que se necesita para meter al rival en un arco, logrando una victoria importante para alejarse de Talleres y llegar bien anímicamente a la final superclásica.

 

Share.

About Author

Leave A Reply