AVANZÓ EN LA COPA Y RETROCEDIÓ EN EL JUEGO

0

Con Wilmar Barrios, Nahitán Nández, Cristian Pavón y Sebastián Villa convocados a sus respectivas selecciones nacionales, Guillermo Barros Schelotto ubicó a Fernando Gago de volante central, en un 4-3-1-2 que tuvo a Mauro Zárate y a Edwin Cardona acompañando a Darío Benedetto. La apuesta no salió bien, ya que salvo en los primeros minutos cuando Gago se tiró entre los centrales para salir de abajo, San Martín de Tucumán le tapó muy bien a los receptores y Boca no pudo pasar esa línea de presión. Pero más grave que eso fue que cada vez que la recuperó, el equipo de Rubén Forestello salió rápido -sobre todo por izquierda, con Fabían Espíndola encarando a Leonardo Jara- y complicó al Xeneize, que contó con un mediocampo de muy poca marca. Su planteo fue exitoso, y en el primer tiempo logró dominar a su rival como pocos lo habían hecho, además de tener las mejores chances de gol.

Boca siguió intentando por abajo, pero chocó cada vez más ante la férrea marca del equipo rival, en especial de Adrián Arregui. Muy pocas veces pudo recibir Zárate de frente al arco para cambiar el ritmo, y ante la falta de variantes por los costados, el único que intentó fue Cardona, que alternó buenas y malas. Agustín Almendra también buscó ser vertical pero no tuvo una buena tarde. Así, la pelota solo le llegó a Benedetto en una ocasión, y se las arregló para meter un gran derechazo al travesaño. Muy distinto a lo de San Martín, que cada vez que recuperó logró encontrar a su rival mal parado, con Gago y Jara jugando demasiado adelantados para sus puestos y Pablo Pérez y Almendra ayudando poco, lo que hizo que el equipo extrañara en demasía a Barrios. Guillermo intentó ajustar con Pérez pasando a jugar de cinco y Gago a su lado, pero los problemas se agudizaron ya que el ex Newell’s estuvo muy impreciso y la pelota empezó a volver más rápido. De esta forma, Espíndola, Claudio Bieler y Arregui tuvieron situaciones muy claras, pero Esteban Andrada y el palo mantuvieron el empate. El Santo tucumano se lamentaría luego de no ser contundente.

El segundo tiempo empezó igual, con Boca perdiendo muchas pelotas y San Martín cerca de abrir el partido de contraataque, con una chance peligrosa de Gonzalo Rodríguez. Pablo Pérez erró muchos pases y el retroceso siguió siendo defectuoso. Sin embargo, con el paso de los minutos se empezó a advertir que los tucumanos no aguantarían un ritmo tan alto, por lo que se fueron replegando y entregaron terreno. El equipo de Guillermo al menos pudo tenerla un poco más y jugar cómodo, lejos de su área. Igualmente, no tenía muchas ideas de tres cuartos en adelante, y en el once inicial no hubo ningún extremo rápido que pudiera aprovechar los espacios que dejaba su rival. Ingresó Carlos Tevez por un flojo Zárate y logró ese cambio de ritmo que faltaba, ya que tuvo una buena actuación y junto con Cardona le dieron claridad y dinámica al ataque.

San Martín estaba cada vez más cansado y jugaba más cerca de su arco. Pero a pesar de eso, Boca no podía entrar, por lo que el segundo cambio fue Cristian Espinoza por Gago, ya que se necesitaba abrir más la cancha y el conjunto recién ascendido ya casi no contraatacaba. El partido parecía ir derecho rumbo a los penales hasta que a Cardona le quedó un rebote y gracias a un desvío y una floja respuesta de Matías Arce, puso el 1-0, dándole alivio a su equipo en un muy flojo partido. Los de Forestello intentaron ir en los últimos minutos, pero les quedó poco resto y además Andrada desactivó bien todos los centros. Al final, Espinoza fabricó bien un penal que convirtió el último ingresado, Ramón Ábila.

A Boca lo volvieron a neutralizar fácilmente con una receta ya repetida, y extrañó a Pavón y Barrios, dos hombres de jerarquía de los que suele depender. El funcionamiento fue malo y da la sensación de que hoy Gago no puede tener tanta responsabilidad de marca ya que su físico no le permite ser el de antes, lo que se profundiza con el bajo nivel de Pablo Pérez. Luego del partido contra Vélez, Barrios y Nández parecen haberse ganado el puesto, aunque ante Cruzeiro también se necesitará de alguno de los dos creativos. Las buenas noticias pasan por el gran nivel de Andrada, que ya se afirmó en el arco, y por los buenos ingresos de Tevez, Espinoza y Wanchope.

Share.

About Author

Leave A Reply