El mérito del Vasco Arruabarrena en el 2-0 de Boca a River.

EL MÉRITO DEL VASCO

El técnico lo ganó con los cambios” es una frase hecha en el mundo del fútbol que se suele usar más veces de lo que es necesario, pero que en el día de hoy calza justo para los movimientos que realizó el «Vasco» Rodolfo Arruabarrena.

Cuando el superclasico comenzaba a inclinarse sobre el arco de Agustín Orión con River adelantando sus líneas y Matías Kranevitter recuperando pelotas que eran transformadas en rápidas ocasiones de gol, el Vasco reaccionó. Y no por el hecho, más visible en el resultado, de que los autores de los goles llegaron desde el banco como Cristian Pavón y Pablo Pérez.

Pérez ingresó en el complemento y selló el triunfo de Boca. ¿Titular el jueves?

El ingreso de Fernando Gago por Andrés Chávez fue “ofensivo”. Sacar a un delantero, que encima venía jugando un mal encuentro, no siempre es una muestra de debilidad sino, como en este caso, todo lo contrario. Con Gago ayudando a Andrés Cubas, Boca rompió la presión millonaria teniendo más y mejores opciones de pase en la salida. Sebastián Driussi (y posteriormente Gonzalo Martínez) no encontró más libertades por el centro. Los volantes dieron un paso adelante y el dominio se tiñó de azul y amarillo.

Buscando siempre martirizar a Lionel Vangioni, quizás condicionado por sus antecedentes, la banda izquierda del ataque de Boca era obsoleta, por lo cual, quitar un hombre de esa zona para ponerlo en el medio y que se vuelque hacia el lado del ex Newell’s para generar superioridad numérica, terminó siendo el facto más importante del encuentro.

Lo ganó el Vasco que logró romper de una vez por todas ese 4-3-3 del cual es tan afecto. Lo ganó Boca por la resolución de sus jugadores pero también por la claridad y la inteligencia de su director técnico.

https://www.youtube.com/watch?v=jGM6-qCYDHs