APAGADO FUTBOLISTICA Y ANIMICAMENTE

0

San Lorenzo volvió a tener una flojísima actuación y cayó 2-0 ante Banfield como visitante. El equipo de Claudio Biaggio nuevamente dejó una imagen muy deslucida y en ningún momento pudo hacer pie contra el Taladro, que sin hacer un gran partido, dominó al Ciclón en todo momento.

Desde el comienzo San Lorenzo se mostró muy impreciso a la hora de atacar, y frágil e inseguro en los momentos que debía defender. Los de Julio Falcioni aprovecharon espacios a espaldas de los volantes del Ciclón y a partir de allí generaban peligro con las subidas de los laterales Rodrigo Arciero y Adrian Sporle. Justamente Sporle fue quien capitalizó una serie de errores y malos despejes de los defensores azulgranas, para asistir a Jesús Datolo y abrir el marcador a los 13 minutos. Desde ese momento el partido entró en una meseta. Banfield le quitó intensidad a sus ataques y controló sin problemas los previsibles avances de un San Lorenzo sin ideas e inconexo. Ante el poco juego asociado los intentos de la visita se basaron en jugadas individuales de Pablo Mouche y Bautista Merlini que jamás pudieron desequilibrar a sus marcadores, lo que generó que los delanteros, Nicolás Reniero y Adolfo Gaich no reciban ninguna pelota en zona de riesgo.

Ya en la segunda parte Franco Mussis reemplazó a Franco Moyano, lo cual le dio más consistencia al mediocampo y ubicó al equipo unos metros más adelante. Sin embargo, recién a los 60 minutos, cuando Fernando Belluschi ingresó por Merlini, fue cuando San Lorenzo mostró algo de juego colectivo y fue en busca del empate. Pero ese leve envión se terminó con la expulsión de Gonzalo Rodríguez tras derribar a Nicolás Silva cuando se enfilaba para enfrentar a Nicolás Navarro. Con un hombre menos, poder empatar el partido era casi misión imposible, lo que se confirmó cuando Darío Cvitanich puso el 2-0 para sentenciar el encuentro tras capturar un rebote después de un tiro de esquina.

San Lorenzo volvió a tener una decepcionante actuación, en la que se lo vio apagado futbolística y anímicamente. El equipo de Biaggio jamás pudo asociarse ni generar peligro y además se vio superado por un Banfield que con orden lo dominó durante todo el juego.  Una vez más, el Ciclón no tuvo la actitud necesaria para, aunque sea, compensar el mal rendimiento. Los de Boedo deberán revertir la situación cuanto antes, ya que solo acumulan una victoria en siete encuentros en la Superliga.

Share.

About Author

25 Años. Socio Refundador. La pelota siempre a Messi

Leave A Reply