ESTA VEZ LO BUSCÓ CON DECISIÓN

0

Boca perdía ante Atlético Tucumán en el José Fierro, pero al contrario de lo que pasó ante River y Alianza Lima, buscó el empate con decisión. Metió mucha gente en el área, llenó de centros al rival y terminó empatando 1-1 con gol de Walter Bou. Aunque el Xeneize generó bastantes situaciones, sufrió la falta de efectividad y volvió a marcar mal en la pelota parada.

Con Edwin Cardona ausente por sanción y tras el poco peso ofensivo que venía mostrando por momentos el equipo en los últimos partidos, Guillermo Barros Schelotto apostó por incluir a Ramón Ábila y retrasar unos metros a Carlos Tevez. El esquema fue un 4-2-3-1 con Cristian Pavón de nuevo por la izquierda, Nahitan Nández por la derecha y Pablo Pérez formando el doble cinco junto a Wilmar Barrios.

El inicio fue claramente favorable a Boca, que tenía la pelota y llegaba con mucha gente al arco rival. Wanchope pivoteaba bajando pelotazos, Pavón se cerraba y generaba juego, Nández desbordaba por derecha y Pérez intentaba aparecer vacío. Atlético, por su parte, tenía un juego mucho más directo, buscando con envíos largos a sus delanteros Javier Toledo y Leandro Díaz e intentando aprovechar las dudas de la dupla central xeneize. El local no empezó bien, pero con el correr de los minutos logró neutralizar a su adversario y emparejar las acciones. La banda derecha fue clave para eso, ya que los mejores ataques vinieron con desbordes de Cristian Villagra o Guillermo Acosta, quienes le ganaron seguido a Emmanuel Mas.

El Xeneize se fue sintiendo cada vez más incómodo por su propia imprecisión y por la intensidad del mediocampo del Decano. Sufrió el mal partido que tuvo Pablo Pérez, quien perdió muchas pelotas, y además tocó para los costados o para atrás, pero prácticamente nunca le filtró pases a Tevez. El ex Juventus tampoco tuvo una buena tarde, no pudo recibir de frente y participó muy poco, aunque cuando lo hizo demostró su calidad dejando mano a mano a Pavón y a Ábila, que fallaron en la definición. Barrios se contagió de sus compañeros y también se mostró errático, y Nández se fue perdiendo en el partido. Para colmo, Toledo cabeceó bien un centro y Atlético se puso en ventaja tras otro error de la marca en zona en las pelotas paradas que propone Guillermo.

Emanuel Reynoso demostró que el puesto de interior derecho le sienta bien, y tuvo su mejor partido desde que llegó a Boca. Pidió la pelota, cambió de ritmo, se asoció con sus compañeros, gambeteó, cambió de frente y probó desde afuera.

En el segundo tiempo, Boca mostró una gran actitud y también tuvo momentos de buen juego para arrinconar a Atlético en su propio arco durante los 45 minutos. Salió decidido a empatarlo y tuvo muchísimas chances. Con la entrada de Emanuel Reynoso por Leonardo Jara a los 16 minutos (Nández pasó a ser lateral derecho), esto se profundizó. El equipo pasó a un 4-3-1-2 y Bebelo jugó de interior derecho, puesto que le sienta mejor, y tuvo su mejor partido desde que llegó al club. Pidió la pelota, cambió de ritmo, se asoció con sus compañeros, gambeteó, cambió de frente y probó desde afuera, compensando el mal partido de Pérez, quien igualmente empezó a participar más tras la entrada del cordobés, y de Tevez, que siguió sin aparecer. A su vez, la salida de Villagra le quitó salida al local, llevándolo a replegarse cada vez más.

Boca fue cada vez de forma más decidida, pero desperdició muchas situaciones y Augusto Batalla se lució en otras. Al mismo tiempo, dejaba espacios para los contraataques, sobre todo cuando faltando diez minutos, ingresó Bou por Mas. Los centros no paraban de llover por ambos lados, pero también cada vez que Atlético salía tenía chances concretas de liquidarlo. Sobre el final, Nández bajó un centro de Pavón -quien exigió constantemente-, Nery Leyes falló y Bou empató el partido.

Si bien en la previa se esperaba que el equipo se llevara una victoria para no dejar que se acercara Talleres, próximo rival, el empate deja sensaciones positivas por cómo se dio el encuentro. Además de jugar con Wanchope de nueve y con Tevez retrasado desde el principio, se destaca que Boca mostró actitud y empuje para torcer una historia que venía mal, algo que no había realizado en los últimos partidos. Cuando ya no tenía tantas ideas, aparecieron los cambios y con mucha gente en el área, se generó el error del contrario. Fue la mejor actuación del equipo como visitante en lo que va del 2018, aunque esta vez careció de contundencia y por eso no ganó. Como aspecto a mejorar, sigue apareciendo la endeblez defensiva. Solo resta saber cómo hará Guillermo para incluir a Cardona en el once inicial sin resentir esta estructura.

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!