VERSIÓN FRENÉTICA DE RIVER

0

Con un equipo que mostró varias modificaciones, Marcelo Gallardo buscó que su River pasara la mayor parte del tiempo en campo rival. Para eso, utilizó un tridente ofensivo conformado por Matías Suárez, Ignacio Scocco y Lucas Pratto, interiorizando a los laterales (Gonzalo Montiel y Camilo Mayada) para que se asociaran con los dos volantes internos, el joven talento Cristian Ferreira y Enzo Perez. Todo esto, fue respaldado por una defensa firme, fuerte en los duelos individuales y las transiciones rápidas.

Por su parte, la idea de Ricardo Zielinski estuvo orientada a aprovechar estos embates ofensivos de River, ubicando a tres delanteros a los que se buscó con balones cruzados. El equipo tucumano tuvo en claro que la mejor manera de igualar las fuerzas era jugarle mano a mano a la defensa, agregarle mucho vértigo ofensivo y hacer el mediocampo sólo una zona transicional, ubicando balones a los costados o a las espaldas del “5” millonario, Bruno Zuculini.

River logró imponerse, ser más inteligente para jugar y hacer pesar su jerarquía. Durante el primer tiempo, tuvieron gran labor Matias Suarez e Ignacio Scocco para retroceder y ocupar espacios defensivos. Durante la segunda mitad, fue vital el trabajo realizado por Javier Pinola, demostrando otra vez que para defender 1v1 hay pocos como él en el fútbol argentino. Llegando al final del partido, Marcelo Gallardo intentó frenar todo el frenesí y colocar a Juan Fernando Quintero para sostener la pelota, pero no lo logró. La verticalidad en los ataques y el ímpetu tucumano encontrando constantemente balones cruzados, desequilibraron seriamente la defensa millonaria, que no se pudo hacer con el balón para sostener, con más tranquilidad, la victoria parcial.

Atlético Tucumán 0-1 River.

Atlético Tucumán 0-1 River.

Buscar el choque frente a frente, jugar rápido en las transiciones e intentar desbordar constantemente al rival, hace que se destaquen jugadores por su capacidad de dribbling o por la buena toma sistemática de decisiones. De un lado, River tuvo a Cristian Ferreira, de enorme desarrollo e impacto en sus primeros partidos como profesional. El juvenil jugó un partido fantástico, siendo desequilibrante y conduciendo ataques a pesar de la presión rival. Para considerar la buena toma de decisiones, se puede destacar al polifuncional Rodrigo Aliendro, que se destacó por ser el que más corrió y administró los ataques del equipo local.

Marcelo Gallardo volvió a modificar su esquema y manera de atacar. Esta vez, con más vértigo y menos tenencia, mostró una variante más dentro de su gran repertorio, que sin dudas, lo hace uno de los mejores entrenadores del ámbito local. River está nuevamente cerca de lograr su objetivo, y mucho tiene que ver su renovación y búsqueda de variantes.

@SebaParnes

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!