NUEVOS VALORES EN ZONAS NECESARIAS

0

La Selección Argentina avanzó con facilidad a las semifinales del Torneo Internacional de L’Alcudia, tras ganar los tres partidos y mantener el arco invicto, a falta de un encuentro para el cierre del grupo. El certamen se presentaba desde el inicio interesante para seguir a jugadores que ya dan sus primeros pasos en Primera División, y aunque no todos han confirmado su potencial, sí aparecieron nuevos nombres que dejan la sensación de que la camada puede tener muchos activos interesantes. Pero además, se trata de valores en puestos de la cancha donde Argentina necesita con suma urgencia renovar características y adaptarse a las necesidades del fútbol mundial.

Una de las ideas que Lionel Scaloni y Pablo Aimar inculcan a sus dirigidos es la de cuidar la pelota, intentar asociarse desde los primeros metros del campo y progresar como bloque. Para esto, Argentina recurre a un sistema táctico de 4-3-3 que deja entrever buenos desempeños en puntos fuertes del equipo. Por ejemplo, Agustín Almendra, capitán del equipo, ejerce como interior izquierdo, una posición que a nivel mayor ha sido difícil encontrar, porque se pide buen pie, ritmo, capacidad de organizar, pisar área; pero también rigor físico para ocupar espacios sin pelota. El juvenil de Boca Juniors cumple en ambas facetas. Pide la pelota para organizar posesiones, pero tiene un gran cuerpo para morder en mitad de la cancha y servir a la recuperación. Como socio más que importante tiene a Aníbal Moreno en el interior derecho, otro que también tiene dinámica, buen pie y facultades para pisar el área. Si bien Argentina no brilla desde lo colectivo, sí que muestra individualidades interesantes, con buen potencial para pulir si se trabaja con seriedad en selecciones juveniles.

En la última línea, Leonardo Balerdi, también de Boca Juniors, se muestra como líder de una defensa en líneas generales firme. Con 19 años y 187 centímetros de altura, sabe también aportar para jugar la pelota desde el fondo. Sus compañeros, Facundo Mura, Gastón Ávila y Elías Pereyra, se han mostrado no sólo capacitados sino también comprometidos con aquella tarea. Pero además de esta intención -que por momentos mejor y por otros peor- la Selección Argentina Sub-20 mantuvo el arco en cero en los tres partidos que jugó, y casi no sufrió en ninguno de los encuentros. Para esto también fue importante el despliegue de Andrés Ayala, quien actúa como pivote y tiene oficio de recuperador, pero además muestra atributos que coinciden con el perfil de centrocampista mixto que tan común es hoy en la elite mundial; cuenta con una zurda interesante para lanzar a los compañeros que actúan por delante.

En la fase ofensiva, es cierto que en el extremo izquierdo Gonzalo Maroni -juvenil que mostró cosas interesantes en Boca- no ha tenido hasta acá buenas presentaciones que confirmen las expectativas puestas en su figura, pero aún así para el fútbol argentino es una buena novedad que vuelvan a aparecer futbolistas con ganas de intentar la gambeta. Maroni deberá mejorar mucho en la toma de decisiones para elegir cuándo hacer la personal; en este fútbol de detalles, tomarse un tiempo de más puede resultar más contruproducente de lo que se piensa. No obstante, la Selección Argentina convirtió seis goles en tres encuentros, con relativa facilidad más allá de no generar oportunidades en excesos. En la banda derecha apareció el nomrbe de Álvaro Barreal, zurdo, ágil, habilidoso y con conceptos como el de trazar diagonales hacia el centro, como en el primer gol ante Mauritania. Facundo Colidio, jugador del Inter de Milan, es dúctil con pelota pero en muchos momentos sufrió el poco volumen de juego, mientras que Adolfo Gaich, su reemplazante, tiene un porte físico que impacta y le permite ganar con facilidad en las alturas a las defensas rivales. Encontrarlo a través del juego directo es una alternativa válida, ya que el juvenil puede asentar al equipo en campo rival. Es el goleador del equipo, un nombre que aún no hizo sus primeras armas en Primera División, pero puede incluso ser una variante interesante para el ataque de San Lorenzo.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply