EL PLAN A PARTIR DE UN NUEVO MEDIOCAMPO

0

Pasó una nueva gira para la Selección Argentina, esta vez bajo la conducción técnica de Lionel Scaloni. La expectativa estaba puesta en la renovación después del controvertido Mundial de Rusia 2018. Los amistosos ante Guatemala y Colombia dejaron muchos saldos positivos desde lo individual y algunos menos en lo que a colectivo respecta, aunque el hecho de no conocer quién será el reemplazante de Jorge Sampaoli también tiene ingerencia a la hora de pensar a futuro. Una conclusión importante es que la Albiceleste necesita caras nuevas en el mediocampo, y en estos primeros dos amistosos, han aparecido nombres ilusionantes como Exequiel Palacios, Giovani Lo Celso y Rodrigo Battaglia. Además, claro, Santiago Ascacíbar y Leandro Paredes aprovecharon los minutos que tuvieron.

Palacios, de tan sólo 19 años, sorprendió primero por ser incluido en la lista de convocados, luego por su titularidad y más tarde por el gran nivel que mostró en ambos partidos. Con un despliegue que aún no se le había visto en River, aportó físico e intensidad para morder en la mitad de la cancha, además de sus buenas condiciones técnicas para asociarse y generar ventajas en la parte ofensiva. Por su parte, Lo Celso cumplió con creces en lo que a iniciativa e imaginación respecta; desde el interior derecho, el futbolista del Real Betis aporta mucho para lograr una salida limpia de la pelota, y conforme avanza en el campo tiene visión para conectar con sus compañeros. Pero además de los dos interiores, que repitieron titularidad en ambos encuentros, el puesto de mediocentro estaba libre tras el adiós de Javier Mascherano, y los tres postulantes transmitieron buenas sensaciones. Ascacíbar, el más joven, demostró su despliegue físico para recuperar, y también muestra progresos con pelota; Paredes mostró el buen golpeo de su pierna derecha, y personalidad para siempre ser opción; mientras que el menos conocido, Battaglia, jugó a un nivel muy alto ante Colombia, con mucha capacidad para inceptar mediante lectura y ubicación. Es decir que, en la zona donde más se necesitaba recambio para poder pensar, proyectar y adaptar futuras estrategias, han aparecido opciones interesantes.

En el resto de las líneas también hubo saldos positivos. Franco Armani respondió bien ante el seleccionado cafetero y Geronimo Rulli tuvo muy poco trabajo. Renzo Saravia y Fabricio Bustos cumplieron, siendo el de Independiente una opción ya conocida y que esta vez debió medirse ante Juan Cuadrado, por lo que su tarea ofensiva se vio más reducida para limitarse a defender bien su sector. Germán Pezzella y el capitán Nicolás Tagliafico también aprobaron. Quizás Ramiro Funes Mori mostró ciertas imprecisiones producto de su falta de minutos oficiales. En ataque se vio en acción a diversos futbolistas, pero el poco tiempo de trabajo ha repercutido para que las actuaciones no sean descollantes. Quizás Gonzalo Martínez se adaptó bien a una idea de mucha verticalidad tras recuperación, y Giovanni Simeone logró convertir e inquietar en los pocos minutos ante Colombia. Maximiliano Meza, Cristian Pavón, Franco Vázquez, Matías Vargas, Franco Cervi y Mauro Icardi no tuvieron demasiada participación.

En definitiva, tras el trago amargo de Rusia 2018, Argentina necesita hacer borrón y cuenta nueva; elaborar posibles planes de trabajo, estrategias y estilos para competir en lo que viene. Repliegue, presión, ataque posicional o con espacios, más o menos verticalidad; todas ellas son cuestiones a definir, pero para eso, se necesita evaluar las posibles opciones en cada puesto. Y de esta gira pueden sacarse conclusiones positivas en ese aspecto.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply