Argentina 4-0 Irak 2018.

AL RITMO DE PAREDES Y DYBALA

Aunque la Selección de Irak no sea un buen parámetro para medir los argumentos de la Selección Argentina, en la goleada por 4-0 se pudo observar una continuidad en la búsqueda de Lionel Scaloni. Al menos en cuanto a esquema (4-3-3) y juego asociado, más allá de que faltaron varios nombres que se estima, estarán presentes ante Brasil. Uno de los aspectos más destacados fue la presencia de Leandro Paredes como volante central. El ex Boca Juniors y AS Roma fue el encargado de dirigir la jugada desde la base: en el círculo central, marcó el ritmo con envíos largos y pases entre líneas. Una Selección con muchas caras nuevas, atacó casi siempre por donde dictaminó el futbolista del Zenit.

Por delante suyo hubo un conjunto de jugadores habituados al pase. Incluso por momentos resultó exagerado ese ritmo bajo, ya que en frente hubo un rival que se abroqueló en su propio campo e impidió que Argentina, sin demasiada velocidad ni cambio de ritmo, ganara profundidad con sencillez. Maximiliano Meza y Franco Vázquez fueron los interiores a los costados de Paredes. El de Independiente tuvo una doble misión: partir desde carril central, pero compensar en todos momentos según los movimientos del extremo derecho: Paulo Dybala. Cuando el crack de Juventus cerraba su posición para actuar donde más a gusto se siente -carril central y entre líneas-, Meza se abría. Lo que sucedió fue que tanto los controles de Paredes como de Ramiro Funes Mori, los principales ejecutantes del primer pase, eran hacia aquel sector, lo que generaba un amontonamiento que obligaba a buscar la profundidad no allí sino en la banda contraria. En izquierda, desde donde llegó el primer gol, Marcos Acuña y Rodrigo De Paul intercambiaban pasillos; la tendencia principal fue ver al de Udinese hacer el mismo movimiento que Dybala, hacia dentro.

En el complemento el partido se desvirtuó por tantos cambios, pero ante un contexto de pruebas, también se vieron aspectos a tener en cuenta. En el inicio, Argentina pasó a jugar con un doble pivote más definido, con Santiago Ascacíbar junto a Paredes, que se recostaba hacia la izquierda. Lo principal fue que Eduardo Salvio actuó como extremo derecho clasico, lo que permitió a Dybala pasar definidamente a jugar en carril central, con más libertad y dos futbolistas por detrás capaces de buscarlo y encontrarlo entre líneas. Fueron los minutos donde el ex Instituo se adueñó del equipo y de los ataques. Por su parte, el ingresado Roberto Pereyra primero partió desde el costado izquierdo y luego, con el ingreso de Franco Cervi, pasó a jugar más cerca del círculo central. En ambos momentos se repitió lo del primer tiempo: juntar gente en un lado y profundizar por el otro, lo que abre un interrogante: ¿Quién es el extremo izquierdo mejor posicionado a día de hoy? Es cierto que Scaloni le dio la confianza a Gonzalo Martínez en los dos amistosos anteriores, pero también probó al propio Cervi, a Matías Vargas y ahora a De Paul. En definitiva, Argentina inició el proceso de renovación con caras nuevas, un esquema principal y algunas pruebas secundarias a tener en cuenta. Ante Brasil, como ante Colombia semanas atrás, podrán sacarse conclusiones más fiables.