ADIÓS A EL GRÁFICO, EMBLEMA DEL DEPORTE ARGENTINO

0

La empresa Torneos anunció el cierre de la Revista El Gráfico. El adiós a un emblema del periodismo que creció a la par del deporte argentino.

En mayo de 1919 la primera edición de El Gráfico salió a la calle. Su fundador fue Constancio Carlos Vigil, quien un año antes había creado Atlántida. Su nuevo emprendimiento nació como una revista de interés general que daba prioridad, como su nombre lo indica, a las imágenes. Buenas imágenes con apenas un apéndice, tapas sin título. Retratar era la primera misión de El Gráfico.

Pero tiempo más tarde, el proyecto se volvería más ambicioso y específico. El Gráfico se convirtió en la primera revista deportiva en América Latina. Por aquellos años 20′ (*) el deporte comenzaba a transformarse en una pasión cada vez más extendida, y Vigil supo aprovechar esto para amoldar su creación. Informar, interpretar y opinar fueron objetivos básicos para comenzar a definir un estilo. La fotografía siempre se mantuvo presente, en algo que también tenía su intención: demostrar al público que la revista estaba en el lugar de los hechos.

El deporte se volvió masivo y los medios de comunicación también se expandieron. El Gráfico logró un alcance nacional impactante. A lo largo y ancho del país, la gente esperaba ansiosa que la edición llegara a sus manos. Así, desde la lectura, miles y miles se apasionaban aún más por el deporte al mismo tiempo que gran parte de ellos veía nacer sus propias facetas de periodistas. Tapas, artículos y láminas de la revista llegaron a decorar un sinfín de paredes. La identificación con el club de los amores o un ídolo en especial difícilmente pueda no tener un mínimo de relación con la revista deportiva por excelencia.

Entre los nombres más emblemáticos que aportaron para que El Gráfico sea el gigante del periodismo que fue, aparece, por ejemplo, Ricardo Lorenzo Borocotó, quien durante más de tres décadas se caracterizó por un estilo más cercano a lo literario. Fue éste quien apodó «La Máquina» a la gran delantera de River en 1942. Otro gran director fue el fantástico Dante Panzeri, quien propició el giro hacia un estilo más crítico y punzante, con hincapié en un lado moral, ya sea en los protagonistas, los dirigentes o la esencia del juego. Osvaldo Ardizzone y Juvenal -quien introdujo la táctica plasmada en dibujos y esquemas- son otras de las grandes plumas que deleitaron a los fanáticos del deporte. En tiempos donde la televisación de los partidos aún no existía, El Gráfico le facilitó al público, entre otras cosas, conocer a los protagonistas primero en la revista y luego, si el destino lo permitía, en la cancha.

Américo Tesoriere, tapa de El Gráfico en 1922.

Américo Tesoriere, tapa de El Gráfico en 1922.

Demasiadas ediciones, tapas, coberturas a certámenes, jugadores, entrevistas e historias pasaron por las páginas de El Gráfico. Fue Américo Tesoriere, mítico arquero de Boca, el primero en conseguir estar en la tapa de la revista. Luego, aquello se volvería común pero aún así no menos importante. Estar allí era el sueño de muchos que crecían viendo a sus ídolos posar para El Gráfico. Pero el tiempo pasa para todos, y el primer avisó llegó en 2002, cuando las publicaciones pasaron de ser semanales a mensuales. Ahora, más de una década después, el avance de la tecnología y el difícil momento que atraviesan los medios de comunicación, propició el cierre de una institución icónica dentro icono del periodismo y del deporte argentino. Ya no habrá jugadores emocionados por aparecer en tapa, ni nuevas paredes decoradas, ni incipientes vocaciones soñando con alguna vez formar parte de El Gráfico.

 

(*) Algunos futbolistas destacados de la época: Gabino Sosa, Julio Libonatti, Pedro Ochoa, Cesáreo Onzari, Manuel Seoane.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply