ESE MALDITO MOMENTO

0

El 28 de marzo de 2017, Ramiro Funes Mori se retiró con grandes gestos de dolor. Matías Caruzzo ingresó en su lugar. La derrota de la Selección Argentina en La Paz, ante Bolivia, complicó las chances de acceder al Mundial de Rusia, por lo que en aquel momento, la lesión del defensor ocupó un papel secundario.

Funes Mori debutó como profesional en River, cuando el Millonario se encontraba en la Primera B Nacional. Puso el pecho, ganó minutos, resistió críticas, y tiempo después se volvió pieza fundamental. El gol ante Boca en La Bombonera comenzó a garantizarle el cariño de los hinchas. Pero principalmente, fue su gran nivel el que lo llevó a ser inamovible en las conquistas internacionales, y considerado para la Selección.

Fue convocado a la Copa America 2015, pero la dupla central estaba conformada por Ezequiel Garay y Nicolás Otamendi. Recién en 2016, el de River se hizo con un puesto entre los titulares. En tiempos de zagueros que además de marcar, juegan, Funes Mori le demostró a Gerardo Martino que hizo bien en apostar por él. Decisión y confianza lo transormaron en el complemento ideal de Otamendi. Argentina se volvió a topar con Chile en los penales. Funes Mori, por lo menos, se fue con la certeza del deber cumplido.

La llegada de Edgardo Bauza y el regreso de las Eliminatorias lo encontraron en Everton, y por ende, preparado para continuar como en la Albiceleste. Convirtió su primer gol en el 2-2 ante Perú, pero el inicio del 2017 le deparó el trago amargo de aquella lesión en su rodilla izquierda. El Mundial aún era lejano, pero al tratarse de una articulación tan difícil, los tiempos de recuperación nunca quedaron claros y la falta de rodaje terminó siendo su principal enemigo para no estar entre los convocados a pesar de ser una debilidad para Jorge Sampaoli.

El comienzo de la nueva temporada trae para Funes Mori un nuevo club: Villarreal pagó por él la suma de nueve millones de euros. Además, Lionel Scaloni lo incluyó en la lista de la Selección. Ante Guatemala y Colombia, el defensor podrá volver a vestir los colores que tan bien defendió hace dos años, y dejar atrás aquel maldito momento que frenó su carrera.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply