SE ACABÓ LA ESPERA

0

Volvió el fútbol argentino. Volvieron los goles, las pisadas, los caños, las polémicas, los errores. Los partidos aburridos, los eléctricos e infartantes. Volvió renovado: con más equipos, jugadores, técnicos. La espera terminó y ya se observan más planteles y estadios por conocer. Otros no hicieron su regreso, sino su presentación oficial en la Primera División. Por ejemplo, Aldosivi de Mar del Plata, que recibió a Vélez. Ahí, en el Fortín, también hubo regresos: Miguel Ángel Russo y Hernán Pellerano volvieron a pisar El Amalfitani, estadio conocido para otro refuerzo: Mariano Pavone. En esa cancha, el «Tanque» le dio un titulo a Estudiantes, y luego de su paso por River y México, pegó la vuelta. Pero no fue Pavone la llave goleadora de Vélez, sino su compañero de ataque: Milton Caraglio marcó un doblete que le dio el triunfo a los de Liniers, en un partido que insinuó diferencias entre los viejos equipos de Primera y los más nuevos. Pero como siempre, el fútbol argentino es imprevisible. Por eso aquel pensamiento sufrió el primer golpe el sábado por la noche, cuando Temperley, que volvía a Primera tras 27 años en el ascenso, derrotó como visitante 1-0 al Banfield de Matías Jesús Almeyda. Obviamente, no fue facil para El Gasolero: en el primer tiempo sufrió la expulsión de un referente, Gastón Aguirre, pero se apoyó en las claves del ascenso. Federico Crivelli dio seguridad en el arco, y sobre la hora, cuando ya jugaban con 9 hombres, Juan Dinneno hizo su voluntad en un tiro libre cerca del área, y la clavó contra el palo izquierdo de Enrique Bologna. El regreso perfecto para el equipo de Ricardo Rezza, que en 6 meses logró 2 ascensos y marcó un rápido viaje a Primera. Pero más rápido aún fue el viaje de Crucero del Norte: con solo 25 años de vida ya llegó a Primera División, y en su debut, empató 0-0 ante Tigre. Los de Misiones pudieron ganarlo con un penal que falló Diego Torres, mientras que al Matador le costó jugar en un campo de juego con un césped tan alto como poco habitual, que promete complicar a más de uno. Como seguramente complicará a más de uno el equipo de Rosario Central que dirige Edgardo Coudet. Y sino, preguntarle al campeón, Racing, que se vio derrotado en su propia casa por culpa de un juvenil lleno de clase y atrevimiento en su pieda zurda: Franco Cervi desparramó su fútbol por El Cilindro en la noche del viernes. Por su zurdazo, Sebastian Saja se quedó sin récord. Por su juego, y también por los regresos de Marco Ruben y César Delgado, el pueblo canalla se ilusiona.

La zurda de Cervi, la derecha de Dinenno y la cabeza de Caraglio. Tres formas distintas de llegar al gol.

El que también se ilusiona es el hincha de Independiente. Triunfazo en Rosario ante Newell’s, que contó con el regreso de Américo Rubén Gallego. Debut soñado para Lucas Albertengo, que aportó un doblete, pero la del ex Rafaela no fue la única individualidad alta en el equipo de Jorge Almirón: los Diegos Rodríguez (arquero y volante) hicieron muy bien lo suyo. Toledo y Tagliafico se acoplaron bien pese a tener solo dos prácticas con el plantel, y arriba, Matías Pisano jugó quizás su mejor partido en Primera División. Mancuello confirmó que lo del torneo anterior no fue suerte y Juan Martín Lucero colaboró en la presión. Newell’s tuvo problemas con la pelota, y sobre todo, en el retroceso. Aunque siempre es gratificante ver jugar a Maxi Rodríguez, y en la velocidad de Mauricio Tévez el «Tolo» podrá hallar el complemento perfecto para la calidad de Víctor Figueroa. ¿Calidad? Calidad fue el pase de Leandro Romagnoli para que Héctor Villalba sentencie a Colón. Antes, Mauro Matos había demostrado que siempre cumple con goles, para que Bauza respire y se anime a juntar a Quignón, Blanco y Barbaro. Pero claro, el que no se animó fue su rival. El conjunto de Mostaza dejó una pálida imágen, y para peor, la relación se rompió entre cuerpo técnico y plantel. Mago Ramirez fue contundente en los micrófonos, e increíblemente, los dirigentes decidieron que lo mejor era pedirle la salida a Merlo. Si, una fecha, un técnico sin trabajo. ¿Será lo último de Merlo como DT?

Independiente se ilusiona, San Lorenzo respira y Merlo dice adiós a Colón.

El que sigue dirigiendo, y de una forma particular, es Darío Franco, entrenador de Defensa y Justicia. El alumno de Marcelo Bielsa pudo debutar con el pie derecho en cancha de Gimnasia, aunque su equipo, ya sin piezas claves como Washington Camacho y Brian Fernández, no se mostró agresivo como otras veces. Franco reconoció el retroceso en la segunda parte, mientras que Pedro Troglio se fue enojadísimo y con la idea clara: salir jugando le parece una complicación innecesaria. Lo que si es necesario, y cada vez más, es que en el fútbol argentino aparezcan jugadores como Gonzalo Martínez. «Pity» llegó a River y debutó como titular ante Sarmiento de Junín. Cuando el verde complicaba con sus ganas, el diez metió un freno y asistió a Carlos Sánchez, que no se cansa de hacer goles. Después, otra vez Martínez, levantó la cabeza y centró a la cabeza de Fernando Cavenaghi, para que el goleador continúe su amorío con la red. Pero en Sarmiento había alguien que no quiso ser menos: Nicolás Sánchez, también zurdo y con la 10 en la espalda, metió un pase exquisito para que Junín sueñe. Junín soñó, y Marcelo Gallardo, decidió. Bancó a Teo Gutiérrez en un momento difícil para el colombiano, y éste le pagó con dos goles. El campeón sudamericano estrenó con un 4-1, y a su figura, «Pity» Martínez, ya lo extrañan en Parque Patricios: Huracán, sin el campeón sudamericano Gonzalo Espinoza (estará fuera por 4 meses) cayó 1-0 en su visita a Unión, gracias al gol de Enrique Triverio. El del Tatengue fue un buen regreso feliz, pero no fue el único. Argentinos Juniors, ya sin Juan Román Riquelme pero sí con el fútbol de Gaspar Iñiguez, se las rebuscó para vencer 2-0 a Atlético Rafaela. Primero, Alexis Niz marcó en su propia puerta, y en el segundo tiempo, Andrés Franzoia fue debut y gol aprovechando la electricidad del incansable Ricardo Lenis.

Gonzalo Martínez deslumbró al Mundo River. Al ex Huracán no le pesa llevar la 10 del Millonario.

Párrafo aparte: algo que sí cansa es la violencia. En la Recopa Sudamericana se vio la agresión a un juez de línea, y este fin de semana, en el Clásico de Cuyo, los hinchas de Godoy Cruz balearon el micro que trasladaba al plantel de San Martín de San Juan. Además, el partido estuvo parado por la pirotecnica. De fútbol, poco y nada. Leandro Fernández marcó de penal y Ramiro López empató para los sanjuaninos dirigidos por Carlos Mayor. Mayor también, era la actuación que se esperaba de Boca. Con 3 refuerzos en cancha, recibió al débil Olimpo en La Bombonera. La polémica de la semana estuvo en el penal de Iván Furios a ‘Cata’ Díaz, que fue ejecutado por el, quizás, mejor jugador del fin de semana: Fernando Gago. El mediocampista continuó con el nivel que venía mostrando, se hizo conductor, eje, trasladó cuando debía y cedió en tiempo y forma. A su espalda, Agustín Cubas erige como un volante central que recupera mucho y juega simple. Pero el problema estuvo arriba: una tarde para el olvido de Jonathan Calleri, las atropelladas ganas del ‘Burrito’ Martínez y el inestable fútbol de Pachi Carrizo no alcanzaron para desestabilizar a la defensa bahiense una vez que Jonathan Blanco había marcado el empate. Entonces, tuvo que aparecer un héroe. Arruabarrena mandó a la cancha a Nicolás Lodeiro, el heredero de la diez, pero el que salvó la ropa fue Sebastián Palacios. Dos goles -uno de ellos de gran calidad- para que La Bombonera respire y ya piense en la Copa Libertadores, que contará con la participación de un equipo argentino que entró por la ventana: Estudiantes aproevechó las decisiones extrañas de AFA, y entró tras ganar el repechaje. En el cierre de la fecha, los de Mauricio Pellegrino visitaron al Arsenal de Martín Palermo, y lograron llevarse los 3 puntos a La Plata gracias a un goleador inesperado: Israel Damonte. Otro protagonista inesperado fue Sergio Escudero: tras su magro paso por Independiente en el que se lesionó tras pegarle a un banderín del córner, el lateral llegó a Belgrano de Córdoba, y a los pocos minutos de debutar, puso el 1-0 ante Nueva Chicago. Mauro Óbolo puso el 2-0 en su regreso al ‘Pirata’, y en el final, cuando las cosas se habían complicado (expulsado Pier Barrios, lesionado Rigoni y descuento de Chicago), Lucas Zelarrayán frotó la lámpara y sacó un derechazo que decretó el 3-1 final. El ‘Chino’ fue buscado por muchos, y ya no sorprende con su fútbol. Como tampoco sorprende que Santiago Silva siga convirtiendo goles. Esta vez, le dio el triunfo a Lanús en cancha de Quilmes, que estrenó muchisimos refuerzos y principalmente, nuevo entrenador: Julio César Falcioni.

Gago la rompió y además, cambió por gol el polémico penal. Palacios, fue el héroe inesperado entre tanto refuerzo.

Además de nuevas canchas, hay nuevas modas: parece que los árbitros se decidieron a sancionar penal cada vez que vean un agarrón en el área. ¿Será una idea pasajera o duradera? Y la otra duda, ¿sentirán los ascendidos el cambio de categoría? ¿Se adaptarán a la Primera División? ¿Podrá alguno colarse en los primeros puestos? La primera fecha despejó algunos interrogantes, e instaló otros que solo serán contestados con el transcurso del torneo. Por lo pronto, solo queda sentarse en el sillón control en mano y prender la televisión. Cualquier día del fin de semana, y a cualquier hora, habrá fútbol. Y eso es saludable. ¡Bienvenido, fútbol argentino!

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!