NOBvsRC

CLÁSICO ROSARINO: CAPÍTULO 163

El próximo 19 de Octubre la ciudad de Rosario quedará, como de costumbre, paralizada por un evento de gran envergadura para la ciudad: El clásico rosarino. Desde las 15, en el Gigante de Arroyito, Rosario Central y Newell’s Old Boys convergerán por la fecha 12 del Torneo Trancisión 2014 para disputar el enfrentamiento número 163 entre ambos en la historia de la Primera División. El duelo, por las características de ambos clubes y del clásico a lo largo de la historia, será disputado y luchado. Con escaso juego en las áreas y mucha fricción en la mitad de cancha. Ahora bien, la pelota todavía no rodó, el árbitro aún no pito el inicio y todo puede suceder.

La realidad de ambos equipos no es la mejor. De la mano de Miguel Ángel Russo, el canalla llega al clásico con altibajos: semifinalista de la Copa Argentina y acarreando tres derrotas consecutivas en el corriente Torneo Transición. Además, con la reciente asunción de Raúl Broglia como nuevo presidente, tras la salida de Norberto SpecialeSin embargo, cuenta con el historial a su favor y con los frescos antecedentes de sus triunfos en los dos últimos clásicos: 2-1 en el Inicial 2013 y 1-0 en el Final 2014.
 
La lepra, por su parte, tiene un presente un tanto desalentador. Arrancó bien el campeonato pero, debido a magros resultados y una larga lista de lesionados, quedó lejos de la lucha por el campeonato y hace 4 partidos que no gana. Gustavo Raggio, quien asumió en el receso y comienza a ser cuestionado, tendrá una prueba de fuego el domingo a la vera del Paraná. Sin embargo, el rojinegro tiene mil batallas y mas de una vez ha dado batacazos en rodeo ajeno.
 
5 CLÁSICOS PARA EL RECUERDO EN EL ARROYITO

¨El Pirulazo¨. 29 de agosto de 2005. Rosario Central 1 – Newell’s Old Boys 0.

Noche histórica para todo el pueblo centralista. Por la primera fase de la joven Copa Sudamericana, canallas y leprosos habían empatado 0-0 en el Parque Independencia y definían la contienda en el mítico Gigante de Arroyito. Por ese entonces, no era una época cualquiera para el fútbol rosarino. El conjunto rojinegro se había coronado campeón un año atrás y los locales llegaban con la presión de volver a eliminar a su rival de toda la vida, emulando aquel enfrentamiento por Copa Libertadores en 1975. El único grito del partido y de la serie llegó los 44 minutos del primer tiempo, cuando Germán Rivarola durmió a todos y marcó el tanto decisivo. En el segundo tiempo, Newell’s se quedó sin ideas y así, los dirigidos por Ariel Cuffaro Russo pasaron de ronda y volvieron a vencer a su rival de toda la vida en el plano internacional. La fiesta en Rosario fue, por un largo tiempo, azul y amarilla.


¨Una locura nocturna¨. 8 de octubre de 1990. Rosario Central 3 – Newell’s Old Boys 4.

De la mano de Marcelo Bielsa, Newell’s transitó la etapa más gloriosa de su historia. Al comienzo de la misma, los dirigidos por ¨el Loco¨ debían enfrentar a su eterno rival en condición de visitante, por el torneo Apertura donde tiempo después se consagrarían campeones. Debido a problemas climáticos, el cotejo se disputó un Lunes a la noche, en lo que fue una exhibición de fútbol de los leprosos, quienes vencieron al conjunto auriazul en Arroyito tras 10 años de sequía. Con los relevos, la potencia ofensiva y la movilidad característica de los equipos bielsísticos, el rojinegro venció gracias a los goles de Fernando Gamboa, Julio Alberto Zamora, Cristian Ruffini y Lorenzo Sáez. Para el canaya había descontado mediante un hat-trick de David Bisconti. 10 años después, los del Parque Independencia pisaban fuerte y anticipaban lo que se vendría después.


¨El penal nunca pateado¨. 24 de junio de 1996. Rosario Central 0 – Newell’s Old Boys 2.

Promediaba el Clausura de aquel año y el fixture marcaba una particularidad. Newell’s debería ser local en el Gigante de Arroyito por las reformas que sufría su estadio. No obstante, los de Mario Zanabria -que acarreaban una mala racha- se jugaron el todo por el todo e hicieron un partido perfecto. Con la picardía del joven Damián Manso -por entonces 16 años-, la lepra encontró en Gabrich y en la cabeza de Marioni los dos tantos del partido. Sin embargo, los del Parque no se conformaron y tras un contraataque, el mismo Gabrich fue derribado y el árbitro se vio obligado a sancionar un penal que Gustavo Raggio todavía está esperando ejecutar. ¿Qué pasó? La hinchada auriazul comenzó a arrojar bombas de estruendo hacia el arco canalla y el cotejo quedó suspendido. Gracias a los inadaptados de siempre, el rojinegro festejó por adelantado un triunfo con mucha autoridad.

¨La última gran goleada¨. 29 de octubre de 2006. Rosario Central 4 – Newell’s Old Boys 1.

No tan lejos en el tiempo, ambos equipos llegaban a la fecha 13 del Apertura con realidades disparejas. Central estaba transitando un buen torneo desde el rendimiento y los números, mientras que Newell’s se hundía en los puestos bajos de la tabla. Dentro de la cancha, quedó reflejada esa diferencia. Con un gran juego de mitad de cancha hacia arriba, el auriazul aplastó a su archirrival con tantos de Eduardo Coudet, Paulo César Wanchope y Marco Ruben en el primer tiempo, y una conversión de penal de Cristian ¨el Kily¨ González en el complemento. Los dirigidos por Nery Pumpido, que navegaron en la cancha y no pudieron salir del asedio, pudieron descontar recién al inicio de la segunda parte por intermedio de Carlos Araujo. Por consiguiente, el Canalla ganó, goleó y gustó de la mano de Nestor Gorosito desató, una vez mas, el carnaval a la vera del Paraná.


¨Empate y pausa¨. 18 de abril de 2010. Rosario Central 1 – Newell’s Old Boys 1.  

El torneo Clausura 2010 fue un certamen con sabores completamente distintos para los equipos rosarinos. Newell’s logró puntos importantes y culminó la temporada como uno de los mejores equipos de la misma. Por su parte, Central debió jugar la promoción y cayó derrotado ante All Boys, decretándose así el cuarto descenso de su historia al Nacional B. Por eso mismo, el clásico jugado en la fecha 15 de aquel torneo marcó el cierre de una época y el último cotejo entre ambos tras 24 años disputándose de manera ininterrumpida. Diego Braghieri abrió la cuenta para el canalla, y Rolando Schiavi igualó las acciones por medio de un penal inexistente. Con cuatro expulsados -dos por lado- y un segundo tiempo bastante mal jugado, canallas y leprosos cerraban una de las tantas etapas del clásico rosarino, que se reaunudaría en la temporada 2013/14 con la vuelta de los de Arroyito a la máxima categoría.

Estos antecedentes no hacen mas que poner de manifiesto todo lo que representa el clásico rosarino y la repercursión que tiene el mismo en toda la ciudad. Esperemos que, cuando Patricio Loustau pite el comienzo, sea un partido entretenido, con mucho fútbol y sobre todo, que la violencia no aparezca por Arroyito. Por un clásico sin violencia.

Escrito por: @FacuRivera_