Diego Simeone.

SIMEONE, EL SABIO

Sócrates opinaba que solo podía ser considerado un sabio el que admitía no saber, y a partir de eso indagaba y reflexionaba, y lo expresó con su famosa frase «solo sé que no sé nada». Bueno, siguiendo la filosofía del griego, Diego Simeone es un sabio, el gran sabio. El Cholo agarró a un Atlético de Madrid que estaba sumido en una profunda crisis en un contexto de liga bipolar dominada pura y exclusivamente por Barcelona y Real Madrid, y no solo se metió en esa pelea sino que su trabajo dio resultado a nivel europeo.

El presupuesto con el que cuenta es muchísimo menor en comparación a los 2 equipos que monopolizaban la «Liga de las estrellas» y por supuesto, también el nivel de sus jugadores, pero partiendo desde la base de que juega en inferioridad de condiciones, asimilándolo y con mucho esfuerzo y dedicación, no solo logró sacarle agua a las piedras, le sacó vino, y hoy por hoy tiene serias chances de consagrarse campeón de la Champions League y de la Liga. Los compradores del lirismo barato, de esos espejitos de colores que nos regaló el Barcelona de Pep, lo tildan de defensivo y hasta de antifutbol, pero el tipo demostró ser muy inteligente en sus planteos y muy pragmático, priorizando el resultado por sobre el espectáculo brindado, y hasta llegando a jugar «lindo» y golear en algunos partidos.

Su equipo se caracteriza por el orden y la estructura, que empieza por una defensa férrea y concentrada los 90 minutos de cada partido, y una ofensiva basada en el contraataque con delanteros feroces que no dejan títeres con cabeza. Este Atlético se siente más cómodo sin la pelota, esperando, pero eso no quiere decir que no sepa qué hacer con ella en los pies: en este tiempo demostró que tiene grandes jugadores capaces de crear y definir con gran facilidad.

Analizar su faceta defensiva es simple, pero el trabajo que conlleva su realización es complicado de una manera inversamente proporcional. El sistema usado varía, y aunque los defensores son siempre 4, el mediocampo puede estar formado por 4, 3 o hasta 2 jugadores en una primera linea, pero la constante es que dichas lineas se juntan, y con mucha intensidad buscan robar la pelota para salir jugando lo más rápido posible. Juanfran y Filipe Luis son los laterales por derecha e izquierda respectivamente, y tienen un papel fundamental en el equipo: no solo ejercen presión y son trascendentales a la hora de defender, sino que suelen llegar hasta la linea de fondo en las ofensivas, aprovechando los espacios que dejan los volantes al cerrarse.  Los centrales Godín y Miranda formaron una gran dupla y demostraron que no solo saben cabecear para despejarla en su área sino que también para meter goles en el área rival, e hicieron muchos. En las jugadas preparadas hacen una mezcla de defensa en zona y marcación hombre a hombre, ya que los zagueros marcan a los contrarios más peligrosos y el resto marca «al bulto». Con 24 goles en contra habiéndose jugado 36 partidos, Atlético es el equipo con la defensa menos vencida de la Liga BBVA.

Al pensar en el ataque del equipo madridista se nos viene a la mente un nombre: Diego Costa. El brasileño/español, a fuerza de trabajo, sudor y por sobre todo muchos goles, se convirtió en uno de los mejores jugadores del mundo y probablemente su futuro estará en algún grande de Europa. Con 27 gritos, es el goleador de su equipo y el tercero en la Liga, después de los 2 monstruos llamados Cristiano Ronaldo y Lionel Messi. Su acompañante suele ser David Villa, y son asistidos por 2 cracks como Koke y Arda Turan. 77 son los goles marcados por los Colchoneros en 36 partidos, dando un promedio de más de 2 por encuentro, cifra solo superada por el Real y el Barcelona.

«Les quiero agradecer a las madres de mis dirigidos por haberlos hecho con unos cojones así» soltó el Cholo tras vencer al Chelsea. Las semanas que tiene por delante serán probablemente las más importantes de su carrera y de la vida de muchos hinchas del Atllético. En pocos días definirá la Liga, con 2 partidos por delante, siendo el último en el Nou Camp ante el Barca, y la Champions League en Lisboa, aunque bien podría ser en Madrid, capital mundial del fútbol 2014, ya que se enfrentará al Real Madrid. Simeone ya quedó en la historia grande del Aleti, pero ¿logrará quedar en la historia grande del fútbol mundial?

«No podríamos jugar como el Barcelona porque no somos el Barcelona. El Atlético además es un histórico equipo agresivo, intenso, con compromiso, pasión, contragolpeador y fuerte defensivamente. Se gana de diferentes maneras y cada uno elige la suya. El Barça y la selección española nos llevaron a ir detrás de una idea que es hermosa, claro, pero para correr rápido hay que tener un auto bueno. Si tenes un auto menos bueno tendrás que buscar la manera de pincharle la goma al otro, y correr lo más cerca de él que puedas»